Zoom de Finanzas

La era de los desequilibrios controlados y de los descontroles administrados


El dato del índice de precios de abril del 6%, levemente debajo del pico de marzo, se convirtió apenas en quiebre de la curva que escalaba a una dimensión peligrosa. Nada indica que se haya salido de la zona de peligro.

Los analistas definen la situación como un régimen de alta inflación. Lo que se juega en adelante es la capacidad del Gobierno de instrumentar políticas para contenerlo acá. ¿La tiene?

Tras el dato de inflación de 6% en abril, el Gobierno confirmó el bono para 13,6 millones de personas

El BCRA volvió a subir la tasa tras otro mal dato de inflación 

La pregunta desvela a empresarios y a la propia administración. Mientras se dirime la interna de la coalición, el Gobierno pretende mostrar don de mando y la oposición dentro del oficialismo busca marcar diferencias.

En el medio, la economía presenta algunas oportunidades. Por ejemplo, la reactivación del consumo alentada por los argentinos con exceso de pesos nominales que se vuelcan a gastarlos antes de que pierdan valor o ante la imposibilidad de gastarlos en otros bienes duraderos.

El mercado cambiario registra cierta tranquilidad por los ingresos a cuentagotas de divisa de escasa inversión extranjera directa que se dirige a sectores estratégicos como la minería, agroindustria y energía, que relajan el canal del contado con liquidación.

Fuerte crítica de la oposición al Gobierno por la inflación: "Es una fábrica de pobres"

Pero en una economía con un acuerdo en marcha con el FMI que tiene sus bonos cotizando a 30% o menos y acciones a precio de regalo, es llamativo que todavía no haya ingreso de inversiones en equity.

Fondos que operan tradicionalmente en la Argentina y que conocen de las oportunidades de cartera, por el momento prefieren dejar pasar.

No los seduce ni siquiera las certezas que emanan del FMI y el Gobierno respecto de que la Argentina cuenta con la voluntad del organismo a la hora de evaluar las metas con el país.

Deciden esperar. La interna oficialista puede llevarse puesta una de las virtudes que los fondos de inversión vieron tradicionalmente en el peronismo en el ejercicio en el poder. Esto es, la administración del conflicto económico y social.

A diferencia de otros momentos, como en la crisis de 2001, el Gobierno, basado en la alianza original con los sindicatos y los movimientos sociales, todavía puede tener los "desequilibrios económicos controlados y descontroles políticos administrados", según describe un analista de la City, conocedor del barro y venerado tanto por industriales como por sindicatos.

Pero en la medida en que una parte del oficialismo ha pasado a la oposición, crece la intensidad de las luces rojas de los actores económicos, que se preguntan en qué medida resistirá el ordenamiento que busca el Ejecutivo.

Tienen severas dudas de que pueda imponer sus medidas si el ala kirchnerista se monta en la comprensible demanda social por los efectos destructivos de la inflación en lugar de hacerse cargo de su resolución.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • RN

    Raul Nieto

    Hace 19 horas

    Muy bueno Nuestra con claridad el entuerto que vivimos y donde llegar al 2023 puede ser traumático y al gobierno entrante estará frente a un monumental desafío pero también para cada uno de los ciudadanos del pais que somos los que realmente enfrentaremos los problemas por lo que mas que nunca la exigencia de honorabilidad profesionalismo y austeridad estará presente para cada gobernante electo

    0
    0
    Responder