La economía depende más de los casos futuros de Covid que del FMI

La publicidad oficial que repasa los consejos para evitar los contagios de Covid en las festividades de fin de año es más explícita que nunca: "prevengamos la segunda ola", dicen los avisos. Toda la energía del Poder Ejecutivo está puesta en el operativo de distribución de las vacunas Sputnik V, con las que apuestan a crear una suerte de cortafuego. Si su efectividad ayuda a que el personal sanitario pueda arrancar el 2021 con una protección efectiva, parte del objetivo que hoy proclama el Gobierno estará más cerca.

Para la economía, la evolución de la pandemia sigue siendo un factor de primer orden, ya que se trata de un problema más incierto que el precio del dólar. El Gobierno escalonó una serie de supuestos, que arrancan con una disminución del ritmo de contagios de coronavirus, y por consiguiente, una menor cantidad de restricciones a la actividad económica. Si eso sucede, el gasto público para asistir a empresas y personas puede bajar 4 puntos del PBI, tal como estima Martín Guzmán. Menos gasto implica menor necesidad de financiamiento, lo que afloja el horizonte de emisión monetaria, y reduce a la vez las expectativas de inflación y devaluación.

Como se ve, las chances de que la economía argentina tenga un 2021 en línea con lo que espera Alberto Fernández no dependen solo del acuerdo con el FMI. El entendimiento con el organismo internacional es una condición necesaria pero no suficiente. Por eso el cierre del año viene rodeado de un clima de tregua. La acción combinada de Economía, la CNV y el BCRA desactivó la preocupación inmediata por la brecha cambiaria y el futuro de las reservas. Ese porcentaje tendrá oscilaciones leves hasta que Hacienda esté en condiciones de desactivar la carga impositiva que hoy le pone un piso al dólar financiero. Eso no será antes de que comience a liquidarse la cosecha gruesa.

Por el contrario, es probable que la inquietud vuelva a a centrarse en la evolución de los casos diarios de contagios de Covid. En el comienzo de enero podría verse el efecto del fin de semana extra largo de diciembre, en el que hubo un éxodo visible de personas a la costa y otros puntos turísticos. El nerviosismo contenido que hoy se ve en torno a ese número viene acompañado de las noticias de las nuevas cepas que aparecieron en Europa, Brasil y Sudáfrica.

En conclusión, las perspectivas de la economía están vinculadas a dos planos. El primero, el más relevante, está determinado por la situación sanitaria en sí misma, porque su evolución gatilla decisiones de política económica que pueden cambiar todo el panorama. El segundo se desprende de una hipótesis optimista ante el Covid, que obliga al Gobierno a trabajar seriamente en la contención del gasto y en su financiamiento. En ese caso, el acuerdo con el FMI sí será central. La negociación estará atada al porcentaje de Covid que sobreviva en la economía de 2021.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios