La compraventa de energía renovable como una ventana de oportunidades

El Gobierno, a través del ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, puso en disposición pública el borrador de la resolución que permite la compraventa de energía renovable entre empresas privadas. El mismo apunta a los Grandes Usuarios de energía eléctrica, quienes tendrán el derecho de firmar contratos para comprar y vender energía renovable. Esto efectivizará lo estipulado en la Ley 27.191 de celebrar contratos (PPAs) sin que pudiera de modo alguno restringirse ese derecho.

Una mayor certeza, tanto en la regulación económica como en las normas que rigen los derechos y deberes de los actores de la industria, es clave para el desarrollo de las inversiones. Así como para poner todos los esfuerzos para cumplir con la premisa asumida por el Gobierno; que el 2017 sea el Año de las energías renovables.

Uno de los aspectos más sobresalientes es quién tiene derecho prioritario a usar el Sistema Argentino de Interconexión (SADI), que refiere a las líneas de transmisión de electricidad. Luego de Renovar 1.0 y Renovar 1.5, la capacidad en el SADI está relativamente acotada, por lo que hay nodos donde podrían producirse congestiones y las ampliaciones del sistema son obras costosas y de lenta ejecución.

Entonces, para conseguir financiamiento para cualquier proyecto (aún los de Renovar) es clave que el Generador tenga la certeza de que la energía que el agua, sol o viento le permita producir, podrá inyectarla al SADI y cobrarla.

Estas posibles congestiones en el sistema de transmisión abren una ventana de oportunidades muy interesante para proyectos de energía distribuida o la cogeneración, o autogeneración. Estas figuras permiten al consumidor comercial e industrial avanzar en la compra de energías limpias que se producen en sus propios predios, sin quedar condicionados a una red de transmisión bastante jaqueada.

Bajo esta nueva normativa hoy publicada en borrador, los usuarios podrían asegurarse el cumplimiento de los objetivos de limpiar la matriz energética mucho más eficazmente. La compra privada directa, a un generador o comercializador, para muchos consumidores de energía eléctrica será una vía más simple, transparente y eficiente de asegurarse el suministro de energía renovable. Sin depender de criterios de compra estatales o negociaciones políticas y sectoriales.

La publicación de este borrador es un gran paso adelante. Ahora toca al mercado hacer nuestro trabajo, elevar propuestas y, con las reglas definitivas publicadas, avanzar en el cierre de contratos y materialización de inversiones sin el Estado como garante ni patrocinador, simplemente con acuerdos entre empresas privadas.

Sin lugar a dudas, la ley 27.191 les ha devuelto a los clientes comerciales e industriales el derecho a gestionar sus compras de energía, que se les había sido quitado durante muchos años. Durante ese tiempo en que se perdió ese derecho y se centralizó el manejo de este recurso en pocas manos, la Argentina pasó a tener una energía eléctrica ineficiente, cara, contaminante y de menor calidad. Ya pronto cualquier usuario que quiera asegurarse energía a precios competitivos, de calidad y sustentable podrá hacerlo, tal y como ocurre en tantos otros países avanzados de la región y del mundo.

 

Tags relacionados
Noticias del día