La Argentina de los 100.000 muertos, el dólar Messi y la capacidad de resiliencia

La tragedia sanitaria, el impacto económico del Covid, el dólar múltiple y la necesidad de un acuerdo con el FMI, dura prueba para la capacidad de adaptación argentina.

Cuando en 2008 España inició un período de crisis económica que se extendió a lo largo de seis años, varias empresas ibéricas comenzaron a mirar hacia la Argentina para buscar pilotos de tormenta que las ayudaran a sortear una situación a la cual no estaban habituadas.

Por entonces, reconocían la capacidad de adaptación del argentino para navegar las aguas turbulentas de la economía y encontrar la forma de mantenerse a flote, una especialidad por estas tierras en las que, a lo largo de su historia, la recesión, la inflación, la devaluación, los cambios de reglas y condiciones no han sido extraños para sus habitantes.

Es lo que se conoce como resiliencia, en definitiva, la capacidad de sobrevivir a situaciones traumáticas, amoldarse a la nueva realidad y crecer. Y, probablemente, la pandemia de coronavirus sea la prueba más exigente que debe atravesar el mundo en esa materia. 

Más aún para la Argentina, que pese a esa reconocida capacidad resiliente de sus habitantes, debe bregar no solo con las graves consecuencias económicas que derivaron de las restricciones dictadas para intentar contener el avance del Covid-19, sino con el dolor por la tragedia que representa las 100.000 vidas que se cobró en los últimos 16 meses, y con el cuadro de estanflación y deterioro que arrastra desde mucho tiempo antes. 

Circunstancia que hoy la tiene, precisamente, en el último lugar del ranking de resiliencia en la era del coronavirus, que elabora Bloomberg.

Esa situación crítica incluye el cuadro de fuerte endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, que hoy explora un camino de salida para el país más allá de que la realidad nacional diste mucho de deseos respecto del manejo de algunas políticas.

Por caso, mientras el FMI pide la unificación del tipo de cambio, en la Argentina, donde apenas el mayor logro de Lionel Messi con la Selección pudo desviar un momento la atención del dólar, ya hay tantas cotizaciones de la divisa estadounidense como el número de la camiseta del astro del fútbol mundial. Mayorista, oficial, solidario, tarjeta, blue, MEP, contado con liquidación (CCL), soja, Senebi y el de cara chica se anotan en una lista que suma integrantes ante cada nueva restricción dispuesta por el Gobierno para apretar el cepo y sostener a las reservas del Banco Central.

Pero ante las dificultades para que la economía retome su rumbo a nivel mundial, y con la variante Delta del coronavirus como una amenaza palpable, el organismo también apeló a la resiliencia como una solución. En este caso, un fondo en el que las naciones sin tantas urgencias hagan un aporte voluntario para que países como la Argentina, necesitados de financiamiento barato, accedan a líneas de crédito con plazos largos y tasas bajas.

Vía libre al plan del FMI que quería Cristina: más fondos, plazos más largos y menos tasas

El nuevo "fondo del Fondo" sería así una salida que se acerca a los pedidos del Gobierno y podría contribuir a evitar un default que dañaría no solo al Estado sino también a las empresas. Un hecho evitable para un país que ya ha sufrido demasiadas tragedias.

Tags relacionados

Comentarios

  • JM

    Javier Molina

    15/07/21

    Para hablar de Argentina, primero pongan un mapa de Argentina completa, no con las Malvinas de otro color y con un nombre que no corresponde.

    0
    0
    Responder