"Kirchnerista" y "corrupta", pero con la Constitución de su lado

Alejandra Gils Carbó es, para el Gobierno, una especie de antiheroína de Marvel. De acuerdo al libreto macrista, no combate el mal, lo promueve. Podrán tildarla de kirchnerista y corrupta a la procuradora. Quizás con razón, si la Justicia demuestra la última de las acusaciones. Habrá que demostrarlo. Pero hay un punto que no se puede discutir sobre Gils Carbó: fue designada con todas las de la ley, y la Constitución Nacional la ampara.

Partiendo de esa base, el fallo del juez Pablo Cayssials que habilita a la Casa Rosada a destituirla por decreto, sin juicio político de por medio, es por lo menos interpretativo. De acuerdo al magistrado, la jefa de los fiscales no tiene las mismas facultades que otras autoridades, que pueden ser removidas sólo a través de un jury. Por eso, en su texto, declaró inconstitucional el artículo 76 de la Ley del Ministerio Público, con citas a los artículos 53 y 59 de la Constitución.

Si Gils Carbó apela el lunes, el fallo de primera instancia quedará suspendido y pasará a instancia de Cámara, para luego seguir la ruta hacia la Corte Suprema y, por qué no, hasta tribunales internacionales. Mientras tanto, ningún decreto serviría para remover a Gils Carbó, en cuyo entorno creen que la decisión de hoy es “ilegal y tiene un tinte electoralista .

Mauricio Macri, antes de asumir, ya hablaba de separar a Gils Carbó del cargo por considerarla una procuradora “militante . En dos años de Gobierno, aún no lo logró, y difícilmente lo consiga por una vía rápida como la de un fallo de primera instancia, que es apelable. La procuradora, votada con mayoría abrumadora por el Senado en 2012, sigue con mandato vigente hasta los 75 años: 2033 sería su fecha de salida.

A menos que renuncie, o que se le inicie un juicio político en su contra, opción que siempre contempló la diputada aliada del PRO, Elisa Carrió, Gils Carbó, y cualquier funcionario en su situación, cuenta con un respaldo insuperable a su favor para seguir siendo procuradora. La Constitución, la espada más valiosa en este tipo de batallas judiciales.

Tags relacionados