OPINIÓN

Festejan hoy mercados, tambalea Guzmán

Las elecciones PASO ayer mostraron que la sociedad dio un vuelco a la derecha. No puso la luz de giro: fue un brusco volantazo que ningún candidato imaginó. Como sucediera en las PASO del 2019, esta clase de derrotas se cargan a funcionarios. Hace dos años, Nicolás Dujovne presentó su renuncia inmediatamente. En esta ocasión, las miradas del kirchnerismo apuntan a Martín Guzmán. A decir verdad, hace varios meses que el discípulo de Stiglitz tambalea. Las elecciones precisamente eran su único sostén: no se lo podía desplazar en la previa. Una fuente del Palacio de Hacienda, al ser consultado por El Cronista confesó: "me sorprendería que zafe". La agenda de Guzmán cuenta con un evento mañana que es la presentación del Presupuesto 2022, otra obra de arte del surrealismo a la colección de presupuestos en la Argentina.

Quizás lo único que juega a favor del ministro es la falta de reemplazo. El más vitoreado por los mercados en el actual contexto es Martín Redrado, pero no se trata de un economista que vaya a ocupar el cargo por el sólo hecho de que se lo ofrezcan. El ex presidente del BCRA sostiene como condición que sólo aceptaría el puesto con unas condiciones previas importantes: cinco leyes aprobadas todas ellas por mayoría especial. Redrado tiene un equipo trabajando ya hace tiempo pero, de nuevo, esas leyes hacen difícil imaginar que el kirchnerismo las avale. Versan sobre límites a la política monetaria (adiós al financiamiento al Tesoro), reducción de impuestos y gastos, exportación en lo que se refiere a infraestructura (logística, obras a ser financiadas por organismos multilaterales) entre otras. Lo que está claro es que Redrado no va a formar parte de un gobierno débil. Quizás para su desembarco hacen falta cambios más de fondo en lo que a funcionarios se refiere, llegando entonces al Jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

Cristina Kirchner pondera el discurso de Cecilia Todesca, que quizás sea un paso previo en la transición que se abre. La vicepresidenta ponderó sugestivamente en un tuit su defensa de la gestión del kirchnerismo desatando todo tipo de suspicacias sobre el futuro de Martín Guzmán. Miguel Pesce goza del crédito en el kirchnerismo de haber controlado al dólar hasta ahora y de haber criticado en voz baja la política económica que llevó adelante Martín Guzmán.

Es fácil anticipar que los mercados hoy celebrarán este giro a la derecha de la sociedad argentina. Es la inversa de lo sucedido en las PASO de 2019 aunque en lo que a variaciones de precio se refiere, no serán tan violentas. Lo que está en juego aquí es el Congreso Nacional y el interrogante pasa a ser cómo reacciona el kirchnerismo a este tsunami de votos en contra.

Las acciones pueden subir 10% y más aquellas como bancos y las privatizadas que fueron las más castigadas en la gestión de Alberto Fernández. Habrá champagne hoy en las mesas de dinero. Algunos anoche ya celebraban por anticipado. En el caso de los títulos públicos, puede haber subas pero no tan fuertes como la de las acciones. O quizás las ventas sobrevengan ahí cuando pase el efecto del champagne. Un factor clave a tener en cuenta es el impacto de estas PASO en las negociaciones con el FMI. Un reconocido economista con conocimiento de esta cuestión aseguró ayer a este diario que el resultado electoral complica aún más el acuerdo. La razón: es difícil que el organismo avale promesas de reformas cuando el gobierno que las hace está en difícil situación. Y una salida de Guzmán complicaría más los tiempos dado que el staff debe sentarse de cero a negociar. Es otra cuestión que puede hacer que el actual ministro tenga algunos meses adicionales sobreviviendo en el cargo.

Por este tema es que la suba de los bonos argentinos puede durar unas pocas semanas. La posibilidad de un default con el organismo internacional crece en este contexto. Ya antes de las PASO se dudaba de la postura que iba a adoptar el gobierno con el pago que debe hacer el 23 de diciembre por u$s 1.800 millones. ¿Y ahora? Imaginando que se repite el resultado electoral en las elecciones del 14 de noviembre, cuesta pensar que Cristina Kirchner avale, con un BCRA con reservas limitadas, un pago al FMI en diciembre a sabiendas que las negociaciones pueden trabarse por bastante tiempo. Está claro igualmente que el pago del 23 del corriente mes no corre peligro. No va a entrar en default el gobierno antes de las elecciones de noviembre.

Por último, ¿se radicalizará el kirchnerismo o llegará el mentado giro a la racionalidad? Los últimos discursos de Cristina Kirchner se alejan de la última opción. Y en realidad, cada vez que se espera el giro a la racionalidad, nunca se da. Basta recordar lo sucedido con quienes apostaban en 2019 que Alberto Fernández iba a moderar a Cristina Kirchner. La potenció.

¿Y el dólar? Anoche el dólar bitcoin se operaba a 192 pesos contra los 190 del viernes. Puede ser una muestra de lo que ocurra hoy con el blue. Para que baje de precio, deberíamos descontar que el gobierno va a dar un giro a la racionalidad. No sería el caso en el corto plazo. Al contrario: puede que el kirchnerismo llegue a la conclusión de que se perdieron las elecciones por la falta de emisión y gasto público. Y que vayan por más. Son capaces de ello, hasta que el derrumbe de la economía y la escalada de los precios los haga entrar en razón. Y los obligue a cambios mayores en lo que a funcionarios se refiere. Bien mayores.

Tags relacionados

Comentarios

  • B

    benedic

    Hace 3 segundos

    SI URGENTE TRAIGAN A caballlo, el pueblo esta demasiado gordo come bien con el y mavchirull0 estrenaran REGIMEN ALIMENTICIO NUEVO

    0
    0
    Responder