Entre la ironía y la ingenuidad: ¿hacia el mayor error de política monetaria de la historia?

Resulta claro que la Fed (Banco Central de Estados Unidos) y el ECB (Banco Central Europeo), en apariencia al menos, decidieron romperlo todo con el objetivo de apaciguar una inflación que irónicamente no pueden controlar. Al menos en la proporción referida a shocks de oferta causados por las crisis del Covid en 2020 y la actual guerra Rusia-Ucrania. 

Días atrás, ya el ECB anunció una especie de QE disfrazado que contenga el spread entre la deuda periférica y no periférica europea, aún cuando no se entiende bien todavía cuál sería la herramienta a utilizar. 

"Oportunidad única": las 10 acciones recomendadas por 350 analistas de Bloomberg

La Fed teme que la inflación arraigada se convierta en un "riesgo significativo" para la economía de Estados Unidos

Europa nunca resolvió su problema de deuda soberana iniciado con la crisis griega de 2010. Lo único que hizo fue emplearlo de euros. Y si ahora esos euros dejan de estar disponibles para seguir comprando deuda europea periférica, las tasas europeas empezarán a descontrolarse inestablemente. 

Las burbujas no pueden desarmarse todas juntas, a menos que queramos culminar peor que en 2007. Y, en este contexto, recordemos que hace menos de dos meses que el ECB había anunciado el fin de QE y parecería que ya está pensando en reiniciarlo.

Entonces, dos bancos centrales con cero credibilidad ahora nos dicen: "Tranquilos, vamos a desinflacionar sin recesionar". Obviamente, nadie les viene creyendo, con un mercado que empieza a pricear una recesión global con mayor probabilidad de ocurrencia. Y, en especial, después del índice de ISM publicado el viernes (actividad real). 

Entonces, el recession trade (trade recesivo) podría elegir como principales perdedores a commodities y emergentes, dos grupos que overperformearon notablemente desde inicios de año bajo el escenario de inflation trade (trade inflacionario) y que suelen llevarse muy mal con recesiones globales. 

Parecería que el mercado se anima a mutar de un escenario concentrado principalmente en inflación a otro concentrado principalmente en recesión, con rotundas consecuencias potenciales en el posicionamiento de carteras.

"Dos bancos centrales con cero credibilidad nos dicen: 'Tranquilos, vamos a desinflacionar sin recesionar'. Obviamente, nadie les viene creyendo"

De esta forma, desde el último dato de CPI (inflación en Estados Unidos) el mercado viene priceando muy agresivamente una recesión inminente ante una Fed a la que se percibe como obligada a romperlo todo con el objetivo de desinflacionar rápidamente. Sin embargo, el mercado de tasas ya comenzó a descontar bajas en tasa de referencia tan pronto como marzo de 2023

El euro alcanza su nivel más bajo en 20 años y la paridad con el dólar es "casi inevitable"

Para el FMI, "la economía se ha oscurecido": Kristalina Georgieva ve posible una recesión global en 2023

Esta probablemente es la razón por la cual todo el équity relacionado a commodities viene operando mucho más pesadamente desde las últimas semanas. De hecho, estos équities vienen underperformeando muy significativamente al S&P en los últimos días, lo que denota a un mercado que desde ahora no solo pricea una inflación resiliente sino además una recesión inminente a la luz de cero credibilidad hacia la Fed y el ECB

Los breakevens (expectativas de inflación) bajando a niveles de inicios de año también sugieren lo mismo: las expectativas de inflación bajan porque Wall Street anticipa una recesión cuasi inminente. ¿Romperlo todo arregla algunas cosas pero a qué costo?

Por lo tantom y a velocidad de la luz, en pocos días mutamos de un escenario de "desinflación razonable con soft landing probable" a "desinflación resiliente con hard landing inminente"

Parecería que el consenso de Wall Street es que está muy bien romperlo todo para estabilizar precios, aún cuando en dicho rompimiento arriesguemos el colapso simultaneo de muchas burbujas que podrían claramente desestabilizar la economía global y llevarnos muy rápidamente a la crisis financiera del 2007. 

Dólar o Bitcoin: qué se está eligiendo más para invertir hoy y cuánto dieron de ganancia

Son 9 a largo plazo y un short: Bank of America recomienda estas 10 acciones para el tercer trimestre

Parecería que la próxima gran víctima es el mercado de real estate (viviendas), que puede colapsar muy significativamente desde estos niveles: tiene, históricamente, niveles enormes de apalancamiento. Quiero creer que detrás de todo lo que se dice prevalecerá la coherencia de una Fed que seguramente tiene en mente las memorias de los errores causados en 2007 y 2008.

La "política" de la inflación

Entonces, a la luz de tanta desesperación aparente por estabilizar precios y por lucharle a un shock de oferta bélico que no tiene solución monetaria directa, el mercado anticipa a una Fed que ha decidido romperlo todo y después verá cómo lo arregla, lo cual suena a una decisión sumamente ineficiente. 

El ECB anunció una especie de QE disfrazado que contenga el spread entre la deuda periférica y no periférica europea.

En este contexto, los activos financieros no parecerían querer tener piso: todo es posible, todo puede colapsar a niveles impensados. Y aún cuando si dicho escenario ocurriese la Fed se viese forzada a estabilizar en el otro frente: implosión de burbuja y colapso consecuente de la economía global. Ahí arrancaríamos nuevamente esta vez, con QE5, lo cual suena a ridículo peor no imposible.

Este último escenario no es uno para subestimar y parecería que todo el establishment de Estados Unidos lo viene haciendo, de la misma forma que subestimaron la implosión de burbuja inmobiliaria a inicios de 2007 y que dejaron quebrar a Lehman Brothers en septiembre del 2008. 

La esquizofrenia del mercado proviene de la sensación de que la Fed está haciendo un histórico error de política monetaria con el riesgo de estabilizar precios pero desestabilizar al mismo tiempo a toda la economía global, la cual depende de una multiplicidad de burbujas que se han ido generando desde 2008, cuando hubo un cambio dramático en la forma de hacer política monetaria.

Goldman Sachs proyecta un rally del oro para fines de 2022: cómo aprovecharlo desde Argentina

Wall Street tuvo el peor primer semestre desde 1970 y le puso un freno a una clásica inversión

Los demócratas no pueden explicar el fracaso político en el manejo de la guerra. Tampoco pueden explicar el fracaso en materia de política energética y, como buenos políticos, apuntan toda la carga sobre un Jerome Powell que parece más sumiso que otros Fed Chairmans

Europa hace lo propio: la política europea no puede explicar el fracaso de la guerra y de la política energética que por años intentó reemplazar energías tradicionales por renovables. También le cargan todo a un ECB que desde 2010 nos tiene acostumbrados a equivocarse sistemáticamente. 

Un error en estos frentes desestabilizará a las burbujas y, con ello, a toda la economía global.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.