Opinión

En el contexto actual, ¿conviene invertir en pozo?

El mercado inmobiliario puede ser complicado de navegar, sobre todo al tomar decisiones importantes como adquirir una propiedad. Los departamentos "en pozo" son una forma de venta que se volvió muy popular, ofreciendo a inversores y compradores la oportunidad de adquirir propiedades a precios considerablemente más bajos que las ya construidas.

Comprar en pozo, entonces, permite a un inversionista acceder a la pre-venta de un inmueble que aún no está construido o terminado, pero cuenta con un proyecto armado, planos y permisos y un terreno definido para edificar.

Con esta operación, un inversor puede dolarizar sus ahorros en pesos, generar renta y adquirir un capital que se pueda vender en el futuro. En general, el inversor ideal para adquirir una propiedad en pozo es aquel que tiene una visión a largo plazo y está dispuesto a asumir riesgos. 

Este tipo de inversor tiene paciencia y está dispuesto a esperar hasta que la propiedad esté terminada para obtener rentabilidad a largo plazo.

Beneficios y riesgos

Aun así, invertir en pozo ofrece dos grandes ventajas en comparación a comprar una propiedad usada o a estrenar:

  • Precio final más bajo: se accede a un precio por metro cuadrado hasta un 20% menor que el de una propiedad terminada. De esta manera el valor residual incluido resulta en una ecuación más rentable, por ejemplo: no es lo mismo comprar una propiedad en 100 y alquilarla en 4 que comprarla en 80 y alquilarla en 4, la tasa de retorno sobre la inversión es sustancialmente mayor.
  • Opción de cuotas en pesos: solo se requiere una parte del pago en dólares al momento de cerrar la operación como anticipo. El monto restante puede financiarse en cuotas pesificadas, ajustadas mensualmente según el índice CAC, que toma el promedio de las variaciones de los costos en la mano de obra y materiales de un mismo edificio.

Además, como en toda inversión inmobiliaria, el mayor valor agregado se encuentra en adquirir un patrimonio tangible para uso personal, familiar, alquiler o venta.

Por supuesto, al invertir en departamentos en pozo existen desafíos y riesgos propios. Estos están relacionados principalmente con la empresa encargada del desarrollo y la construcción, pero también influyen las tendencias del mercado.

Para asegurarse de encontrar un proyecto de construcción confiable y con respaldo, es importante investigar la reputación del desarrollador y analizar su historial de proyectos. Se suele recomendar contar con la asesoría de un escribano o contador para revisar los términos del contrato de compraventa, incluyendo plazos de entrega y cláusulas de ajustes y rescisión, entre otros.

También es importante elegir proyectos de calidad, con diseños atractivos, espacios funcionales y un estilo acorde a su ubicación.

Al considerar invertir en pozo, es fundamental recordar que cada proyecto requiere tiempo, paciencia y una clara comprensión del mercado y del proceso involucrado. De esta manera, se podrá tomar una decisión estratégica para obtener la mayor valorización posible del capital invertido.

Temas relacionados
Más noticias de mercado inmobiliario
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.