ANÁLISIS

Tequila en gel: elecciones en México y un oficialismo que superó la prueba

En Diputados, el Partido Morena perdió la mayoría propia, pero la incrementó al sumar a sus alidados. Y en las gobernaciones todo indica que crecieron notablemente.

La pandemia del Covid-19 ha sido una prueba de fuego para los estados del mundo. En algunas regiones, como Latinoamérica, profundizo ciertas crisis que venían sufriendo gran parte de los países.

Aún con el Covid-19 presente en la región, pero con las campañas de vacunación ya iniciadas en gran parte de los países, los gobiernos se encuentran surcando una gran cantidad de procesos electorales.

Aunque el fenómeno electoral peruano se llevó gran parte de la atención, no ha sido el único de importancia. En las tierras del tequila y Luis Miguel, Andrés Manuel López Obrador se ha enfrentado a sus primeras elecciones legislativas desde que asumió al cargo de presidente en México en el año 2018 con la victoria de su Partido Morena, con el cual conformo la conocida coalición electoral Juntos Haremos Historia.

Para entender con mayor claridad el proceso electoral legislativo mexicano, se puede mencionar que funciona de forma similar al sistema norteamericano en cuanto a sus reglas electorales. Esto quiere decir que en las elecciones de medio término se renueva la totalidad de la Cámara de Diputados o baja (a diferencia de Perú, México al ser un país federal cuenta con un sistema bicameral). Esto es un total de 500 bancas en juego para estas elecciones, de las cuales 300 son repartidas utilizando un sistema de mayoría simple y 200 son repartidas utilizando un sistema proporcional, mientras que en las presidenciales se eligen los senadores.

Diputados

Hasta las elecciones del domingo el Partido Morena contaba con mayoría en la cámara de diputados al contar con 253 bancas propias más los aliados del oficialismo (varios de ellos parte de la coalición electoral con al que venció en el 2018).

Luego del domingo parece ser que el Partido Morena perdería cerca de 50 bancas, pero la coalición de López Obrador podría mantener la Mayoría simple en la cámara sumando los legisladores que asumirán por el Partido Verde Ecologista (pragmático partido mexicano que ha ido cambiando sus apoyos a lo largo del tiempo) y los legisladores del PT (Partido de los Trabajadores). La suma de sus bancas y las de sus aliados podría otorgarle cerca de 290 bancas. En estas elecciones, el oficialismo se enfrentó a una alianza entre los partidos más tradicionales mexicanos: el PRI (Nacional-Popular), el PAN (Centro-Derecha) y el PRD (Centro-Izquierda) quienes en otras épocas han sido grandes rivales entre sí.

En términos de votos, los resultados no oficiales aún dan al Partido Morena como el ganador con el 34,5%, seguido luego por el PAN (19,3%), el PRI (17,9%) y el PRD (3,4%). La coalición oficialista obtendría 42,3% y la oposición el 40,6%.

Las 32 gobernaciones

Pero estas no fueron las únicas elecciones que se llevaron a cabo en México este fin de semana. También se eligieron 15 de las 32 gobernaciones mexicanas, las cuales son elecciones subnacionales debido a la configuración federal que presenta el país.

De estas 15 gobernaciones en juego, 8 se encontraban en manos del PRI y solo una en manos del Partido Morena. Los resultados estimados señalan que el oficialismo y aliados llegarían a controlar la mitad de las gobernaciones del país (quedarían 16 de estas 32 bajo su control).

En el caso mexicano, parecería ser que el oficialismo logro superar la evaluación electoral realizada por la ciudadanía en este inusual escenario. Quedará analizar con los próximos procesos electorales que se sucederán en América Latina si esto se vuelve la norma o si nos encontramos ante una excepción a la regla.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios