El rol de las empresas en la sostenibilidad

Para identificar el rol de las empresas en la sostenibilidad en el mundo, es importante considerar dos premisas. Una de ellas es que vivimos en un planeta en el que los recursos naturales son limitados y absolutamente todo lo que el ser humano necesita, sin excepción, viene de la naturaleza.

También, nos encontramos que la población crece indiscriminadamente, cuando yo nací éramos alrededor de 3500 millones de personas en el planeta y hoy, a mis 50 años, somos 7700 millones. Y todos desde que nacen necesitan pañales, alimento, desplazamiento, ropa y demás cosas que provienen directamente de la naturaleza, por lo tanto, el modelo económico lineal es insostenible, pero existen personas, organizaciones y gobiernos que se dieron cuenta de esto y quieren hacer las cosas de manera diferente, responsable y sostenible.

En la actualidad, el tema ambiental y, en especial, el calentamiento global es una gran crisis mundial que nos invita a cambiar, que implica tener una oportunidad de hacer las cosas de una forma responsable y sostenible. Lo cual lo comparte Bill Gates, pues menciona que solucionar la crisis climática será más difícil que ponerle fin al Covid-19 y Larry Fink CEO de BlackRock, compartió en su carta anual que "la transición climática es una oportunidad de inversión histórica".

En este contexto, actualmente se destacan varios hitos que quedarán guardados en la historia del mundo, como la firma de una orden ejecutiva del presidente Joe Biden para que Estados Unidos se una nuevamente al Acuerdo de París, firmado por 194 naciones más. También, tenemos la promesa del presidente Chino, Xi Jinping, de promover una "revolución verde" que contempla la compensación de carbono siendo el primer emisor de gases invernadero del mundo.

El calentamiento global es una gran crisis mundial que nos invita a cambiar, que implica tener una oportunidad de hacer las cosas de una forma responsable y sostenible.

Por otro lado, es fundamental analizar y considerar la percepción de los consumidores, que en los últimos años ha transformado su mentalidad y comportamiento de compra. Según datos de Global Web Index, las personas ya no buscan productos "ganga" sin pensar en la calidad. Ahora, en la decisión de compra, incluyen factores como el medio ambiente, los derechos humanos o la economía circular. Dentro de su estudio se revela que 6 de cada 10 millennials (39-27 años) pagaría más por productos ecológicos y sostenibles, mientras que la Generación Z (26-10) lo haría en un 58%.

El mercado también demanda que las organizaciones tengan un rol dentro de la sostenibilidad, y varias compañías han entendido este cambio en los hábitos de consumo y han comenzado a actuar en consecuencia, generando un ecosistema propio, modificando el paradigma. De no formar parte, puede peligrar el futuro económico de una empresa.

Ahora, alrededor del mundo encontramos organizaciones comprometidas con este cambio, como Apple que propone tener carbono neutralidad para 2030, el año pasado Facebook y Google anunciaron planes para ser carbono neutral, Adidas se propone para este año tener más de un 60% de sus artículos fabricados con materiales sostenibles, entre otras.

Este cambio de paradigma no solo trae beneficios al medio ambiente y la comunidad, también se ve reflejado en la optimización de recursos. Si bien se requiere hacer inversiones para implementar buenas prácticas y reducir emisiones, este dinero se recupera en el corto-mediano plazo. Según estudios realizados por PwC a 120 empresas que midieron su huella de carbono, 43 de ellas recuperaron el dinero invertido en menos de un año y 51 lo hicieron entre 1 y 3 años.

De esta manera, la sostenibilidad va tomando la priorización y el lugar que se merece dentro de las organizaciones; es así que, según BlackRock Investment Institute en el 2020 es la primera vez en el mundo que las inversiones en sostenibilidad han superado las inversiones en temas tradicionales, donde el rol de las empresas sostenibles juegan un papel fundamental en generar ese cambio positivo que necesita el mundo. Todos estamos invitados a caminar hacia una economía circular y baja en carbono.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios