Zoom editorial

El realismo político despeja incógnitas, pero no resuelve problemas de fondo

El realismo que aportó Máximo Kirchner al escenario político de 2023 no sorprendió tanto por el contenido como por el peso político de sus palabras. Para muchos dirigentes del Frente de Todos, era difícil imaginar a Cristina Kirchner candidata, ya que conseguir los votos para una segunda vuelta hubiese sido más difícil aún que en 2019. Pero dar como un hecho que la Vicepresidenta no participe de la contienda presidencial fue todo un dato para el mundo inversor, dando pie a que muchos aprovecharan esta información para posicionarse en activos argentinos.

El camino que queda por delante sigue siendo sinuoso, tanto para el oficialismo como para la oposición. Máximo reconoció que al peronismo le falta un buen candidato, aunque mencionó a Eduardo Wado de Pedro, el actual ministro del Interior y referente de La Cámpora, como un dirigente preparado y apto para jugar ese partido.

Otra baja en el Gobierno: se va un albertista del área de comunicación

El diputado le dio crédito a Sergio Massa, a quien ubicó por ahora lejos de la pulseada presidencial, como él mismo se ocupó de señalar, y admitió que por ahora el único que quiere tener una segunda chance es Alberto Fernández, aunque remarcó que para que eso suceda tienen que darse "algunas condiciones" que no especificó.

Máximo aceptó la vigencia de las PASO, aunque subrayó que el plazo entre las primarias y las elecciones generales debería ser más corto, abriendo de ese modo una puerta a una eventual negociación con Juntos por el Cambio.

Trade electoral: los bonos subieron hasta 7,5% y el riesgo país tuvo fuerte baja

Lo que sí ratificó el dirigente kirchnerista es que hará falta dominar la inflación para que el oficialismo tenga alguna chance electoral en 2023. Reconoció que tiene diferencias con Massa sobre la economía, pero reconoció que su gestión apuesta a reanimar el poder adquisitivo de los salarios y a impulsar la actividad económica. No obstante, destacó que a su entender hace falta hablar con otra firmeza con "los dueños de las empresas" para que comprendan bien el esfuerzo que hizo la sociedad en este tiempo.

Con todas estas cartas sobre la mesa (incluida una mención favorable a Horacio Rodriguez Larreta, a quien ve como el candidato opositor con más chances, por encima del propio Macri o de Patricia Bullrich), el referente kirchnerista dejó a la vista el camino que tiene que recorrer el FdT: contrarrestar la suba de precios y conseguir un postulante competitivo.

A un año de la elección

Los inversores asumieron ayer que hay una mayor chance de que haya un cambio de signo político en el 2023. Si bien es temprano para especular, perciben que esta tendencia puede generar algo de crédito a los planes que ya tiene en carpeta la oposición, y esa percepción se reflejó en una suba del precio de los bonos soberanos. Todavía no hay espacio para diagnosticar si este movimiento puede traer aparejadas otras reacciones financieras, pero por lo pronto contribuyen a despejar -con argumentos proporcionados por el oficialismo- la incertidumbre que hay que sortear de acá a las elecciones. Inflación y acumulación de reservas son problemas que no desaparecerán de un día para otro. Y mantendrán en pie la necesidad de que haya a mediano plazo un plan de estabilización que le sirva a la Argentina, más allá de las necesidades del Gobierno.

Dólar financiero, de regalo: llegó a su piso y está en los mínimos de dos años

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.