El presupuesto bonaerense no se discute sólo en la Legislatura

Según quien lo relate, el debate por el presupuesto de la Provincia de Buenos Aires tendrá, por primera vez en mucho tiempo, a los legisladores como actores principales, en la negociación y aprobación posterior de los casi dos billones de pesos que necesitará Axel Kicillof para cubrir las urgencias constantes de su administración.

“Somos los bloques legislativos los que estamos dando los retoques imprescindibles para su aprobación , dicen desde Juntos por el Cambio.

“La verdad que en esta vamos a estar pintados al óleo , se confesó uno de los pocos legisladores oficialistas que mantiene un fluido diálogo con todos los sectores que componen el Frente de Todos.

Para precisar y argumentar su observación, este veterano diputado sostuvo que “esto lo resuelven todo fuera de acá entre Kicilof, Máximo Kirchner, Sergio Massa y María Eugenia Vidal, el resto ni corta ni pincha .

Un argumento parecido, hace unos días había deslizado un intendente también oficialista. “Con el gobernador hablamos, pero no le pido más nada… Es para discutir. Entonces, nos centramos en cuestiones concretas, hablamos de política, pero no mucho más .

Otro jefe comunal peronista coincide en la mirada y lo resume. “No pide ni da nada. Mantiene una mirada parecida a la de un ministro de Economía más que como gobernador… Es más, ni quiere que le des las gracias cuando te manda plata .

Habitualmente, la relación entre los intendentes peronistas y los gobernadores, inclusive con Vidal, era personal y cada vez que había un reclamo, el mismo se resolvía y se agradecía. Ahora no.

“El ministro de Obras Públicas (Pablo Simone) le avisó a mi secretario de Servicios Públicos que nos habían mandado la plata para una obra que teníamos pendiente… Ni un favor le podemos deber , comentó un intendente oficialista, sorprendido.

Con los de Juntos por el Cambio no es muy diferente. Y en la Casa de Gobierno provincial recriminan ciertas posturas porque “por un lado te critican y por otro te piden ayuda o más plata . Si bien esto es habitual, aún no se entiende en la gestión que el 10 de diciembre cumplirá su primer año.

El problema para la administración Kicilof, que hace un mes presentó el presupuesto de $ 1,9 billón, es que necesita del acompañamiento opositor en ambas cámaras por la paridad que hay en la de Diputados y la minoría que tiene el oficialismo en la de Senadores.

Tras once meses como gobernador, Kicilof discutió poco o nada con la oposición, y el primer intento por aprobar el endeudamiento del corriente año no salió como lo pretendía y cedió ante los pedidos opositores, apoyados en silencio por los propios intendentes del Frente de Todos.

Entre lo que no se discutió están los lugares dispuestos en la administración pública para la oposición. Ni la Defensoría del Pueblo, ni el Banco Provincia ni los organismos de control y descentralizados, que siempre tienen un miembro o los conducen los dirigentes opositores propuestos, tienen a nadie de ese sector.

Además, aún no se especificó nada sobre el endeudamiento y el consiguiente acompañamiento de parte de esos fondos para los municipios. Para el 2021 el gobernador solicitó una autorización para endeudarse por u$s 1000 millones, de los cuales u$s 65 millones corresponden a refinanciaciones de deuda con organismos internacionales.

En la gestión de Vidal se armó el Fondo de Infraestructura Municipal, FIM, que en 2016 fue de $ 10.000 millones: $ 8000 millones para obras y servicios y otros $ 2000 millones para seguridad. Esa negociación fue imprescindible para que la oposición peronista aprobase el endeudamiento.

Paulatinamente, esos fondos fueron reduciéndose hasta casi desaparecer con la llegada de Kicilof. Para el corriente año se previeron $ 2000 millones, que no se ejecutaron y que fueron suplidos con adelantos que ahora los intendentes pretenden que sean condonados. Y solicitarán unos $ 5000 millones para distribuir en el FIM de 2021.

Los intendentes del frentetodismo y de Juntos por el Cambio derivaron todas las negociaciones en sus referentes legislativos. De hecho, ni los jefes comunales del peronismo fueron a hablar con Kicilof para preguntar o pedir.

Igualmente, el grupo de whatsapp que agrupa a los jefes comunales de ambos bandos se mantiene activo y todos hacen su aporte en los puntos sobre los que hay que poner más o menos presión. Ahí es dónde también definen Kicilof, Máximo, Massa y Vidal, aunque solo uno tenga la lapicera.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios