El plan Kulfas de brindar créditos a la industria y sustituir importaciones

El ministro de la Producción, Matías Kulfas, aprovechará hoy los festejos por el día de la Industria, para anunciar una serie de medidas vinculadas a la recuperación de la economía. 

Luego de hacer público el resultado la reestructuración de la deuda pública, donde la Argentina logró canjear con éxito el 99% de los bonos puestos en la negociación, el Gobierno ahora quiere comenzar a mostrar otro perfil. El desafío es grande. 

La Argentina que venía con una crisis difícil de resolver y en recesión también sufrió la pandemia y la cuarentena como el resto del mundo. La diferencia, tal vez, está en evaluar si tal situación tuvo un efecto más nocivo en la Argentina que en los demás países. Pero más allá de cualquier evaluación, lo concreto es que el Gobierno decidió apostar por el financiamiento para empezar a empujar la rueda. 

En este contexto es que Kulfas piensa en poner en marcha un crédito para las pymes de 500 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), también quiere que el BICE juegue su partido. Hay más, cuando se habla de financiamiento público no pueden quedar afuera los bancos Nación y Provincia. 

¿Pero alcanza? La respuesta es no. 

¿Pero el intento vale la pena? La respuesta es sí. 

En julio, por ejemplo, la producción de las pymes industriales cayó 13,6% frente al mismo mes del año pasado, aunque se recuperó contra meses anteriores. El dato de julio que marca una caída importante, es leve cuando se lo compara con las caídas junio (-23,5%;); mayo (-34,9%); abril (-53,1%) y marzo (-28,8%).

La realidad que para recuperar la industria no solo basta con los créditos, sino con la reactivación tanto de los mercados internos como externos. Y en este sentido el dato de julio no es malo. Porque si bien la industria cayó, tal caída fue mucho menor a la registrada en meses anteriores. Los sectores industriales, salvo los vinculados a sectores esenciales, no solo sufrieron la crisis, sino que ahora tienen que empezar a ver cuál es la salida.

El sector automotriz es un claro ejemplo de lo que sucede en la industria. Anoche, Adefa, la asociación que agrupa a los fabricantes de autos de la Argentina, comunicó que negocia con el Gobierno un piso de producción a cambio de poder importar. "Las terminales automotrices se comprometieron a aumentar su volumen de producción en 20.000 unidades, de las cuales 15.000 se destinarán a la exportación para alcanzar de esa manera una producción anual mínima de 250.000 unidades y asegurándose las necesidades de aprovisionamiento tanto de partes como de unidades terminadas", dijo Adefa.

Se vienen época de negociaciones y en lo posible de sustitución de importaciones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios