Ciccone: el paso a paso de una causa histórica que duró seis años

Boudou siempre negó las acusaciones en una causa que fue in crescendo desde su origen, en 2012. Cambios de juez y fiscal, maniobras dilativas y un arrepentido derivaron en la primera sentencia efectiva contra un ex vicepresidente de un gobierno democrático.

Esta causa es un disparate. Cuando llegue a la instancia de juicio oral, se va a demostrar la inocencia de Boudou, es incomprobable todo de lo que se lo acusa . Esa frase le corresponde a un abogado que fue parte del patrocinio del ex vicepresidente Amado Boudou durante buena parte del curso de la causa Ciccone.

Sin embargo, se repite de manera sistemática en Comodoro Py.

Las investigaciones en primera y segunda instancias son subestimadas en relación a las decisiones de tribunales orales, más impolutos ante la mirada del sector.

Esa regla no se cumplió en el caso de Boudou. A la vista está su condena, con prisión efectiva, de cinco años y diez meses, sin precedentes y ejemplificadora para toda la clase política, en el expediente, para muchos, que menos podía complicar al exvicepresidente y exministro de Economía.

La que investiga su presunto enriquecimiento ilícito es la causa que más compromete a Boudou, que incluso fue preso dos meses, entre noviembre del año pasado y enero de este año, a raíz de esa acusación en su contra.

El repaso de una causa histórica

Siendo ministro de Economía, en 2010, de acuerdo a lo que confirmaron los jueces en su fallo, Boudou intercedió ante la AFIP para solicitar una moratoria especial a la ex calcográfica Ciccone, a través de su socio y amigo José María Núñez Carmona, quien facilitó la llegada de Alejandro Vandenbroele, dueño de The Old Fund, la firma que se adjudicó la imprenta de la familia Ciccone.

Durante 2011, en el gobierno kirchnerista, la firma tuvo a su cargo la impresión de boletas electorales, y un año después el mismo Ejecutivo, ya con Boudou de vicepresidente, la contrató para imprimir billetes de $ 100.

Ese año comenzó a investigarse al entonces vice por negociaciones incompatibles con la función pública. Fue el primer gran expediente contra el kirchnerismo en el segundo mandato de Cristina Kirchner y, de inmediato, el oficialismo jugó fuerte con toda su artillería judicial.

Logró apartar al fiscal Carlos Rívolo y que sacaran al juez Daniel Rafecas, apuntado por intercambiar mensajes de Whatsapp con allegados a la causa.

Cambio de juez y fiscal

Luego el caso pasó a manos del fiscal Jorge Di Lello y del juez Ariel Lijo, que lo tramitaron de manera conexa con “enriquecimiento ilícito y solicitaron las indagatorias a los imputados.

Boudou pasó por Comodoro Py, siendo vicepresidente en ejercicio, un recordado 9 de junio de 2014, y negó, como lo hizo hasta el final, toda vinculación con Vandenbroele.

A finales de ese mes, hace cuatro años, Boudou fue procesado por “cohecho y negociaciones incompatibles , junto a Núñez Carmona, Vandenbroele, Nicolás Ciccone y otros protagonistas del caso. Quedó fuera del mismo Ricardo Echegaray, más allá de haber sido el jefe de la AFIP que le autorizó el plan de pagos a la imprenta.

Ya en rol de arrepentido, Vandenbroele aportó detalles de su relación con el ex vicepresidente y lo comprometió aún más. Recién tres años después de procesar a Boudou, Lijo elevó el caso a juicio oral y público, poco antes de que en noviembre pasado, el ex vice fuera preso por enriquecimiento ilícito, y posteriormente liberado.

El 7 de agosto de 2018, curiosamente seis años después de que el kirchnerismo ordenara la expropiación de Ciccone, la Justicia firmó la sentencia más contundente contra un ex funcionario en una causa por corrupción. Boudou volverá a la cárcel y no podrá nunca más en su vida ejercer la función pública. Es un hecho. Y es historia.
Tags relacionados
Noticias del día