El Papa buscó el balance y consiguió el aplauso y la emoción del Capitolio

Tuvo mensajes tanto para demócratas como republicanos. Hubo gestos de emoción entre los legisladores.

El Papa Francisco tuvo ayer su punto más alto en lo que va de su gira estadounidense con su histórica presentación ante el Capitolio, la vara con la que el mundo de la política de Washington -así como muchos ciudadanos comunes de sus casas- esperaba medir más a fondo el mensaje de este Pontífice de origen argentino que no para de sorprender.

En medio de una campaña electoral de tensa polarización, y a un paso de la posibilidad de que el gobierno de Obama ingrese nuevamente en cierre administrativo (shutdown) por falta de acuerdo parlamentario, Francisco no desentonó con su momento y presentó un contundente mensaje que fue bien valorado en términos generales, según las repercusiones que pudo escuchar después Cronista.com en despachos del Congreso estadounidense.

El Papa pareció incluso borrar cierto desencanto que había producida la ausencia de reclamos sobre una apertura democrática o de libertades individuales en Cuba durante su paso por la isla, y logró repetidos aplausos y gestos de emoción con un discurso de alto calibre político, además de su contenido espiritual.

Hubo coincidencia en que Francisco tuvo pasajes que dejó satisfechos tanto a demócratas como republicanos, y que buscó evitar provocar aún más reacciones en los sectores conservadores que vienen cuestionando el contenido de sus posiciones, apelando un mensaje integrador. ‘Se movió con mucha destreza política‘, dijo después a Cronista.com un conocedor de la interna republicana.

Como se esperaba, apostó fuerte al pedido por la atención a los inmigrantes y por la insistencia con el cambio climático, dos temas clave para agenda de Obama y la campaña demócrata. Pero a la vez, hizo un claro llamamiento a recuperar el valor de la familia como motor de la sociedad, con elogios a los estadounidenses, lo cual se llevó el aplauso de los republicanos.

Sorprendió con la agenda, a la vez, al incluir una condena a la pena de muerte (que en este país aplican algunos estados), y a la venta de armas.

Y un punto alto de su presentación de hoy, en el que quedó demostrada su búsqueda del balance, Francisco eligió recordar a cuatro ‘figuras emblemáticas‘ de la historia americana: el ex presidente Abraham Lincoln (‘Por su lucha por la libertad‘), Martin Luther King, Dorothy Day (fundadora del movimiento de trabajadores católicos) y Thomas Merton, un monje trapense. 

Hasta dónde llegara el impacto del mensaje del Papa, todavía está por medirse, en una gira que aún tiene por delante hitos importantes. Pero el ’factor Francisco’ -como lo llamó hoy el Washington Post- seguramente no alcanzará en el Congreso para torcer por ahora la resistencia a eliminar el embargo a Cuba.

No obstante, hoy hay quienes consideran que el mensaje papal de llamado a la unidad podría actuar como un bálsamo un momento ardiente de la política norteamericana.

Tags relacionados