El Gobierno consigue tiempo y apoyos para esperar los desafíos de octubre

El presidente Mauricio Macri dispondrá por decreto ampliar los fondos que recibirán provincias y municipios para financiar obras públicas. Es una compensación por el recorte anticipado del Fondo Sojero, que el Ministerio de Hacienda adelantó a septiembre como parte del ajuste fiscal que puso en práctica para recuperar la confianza de los inversores. La decisión de distribuir $ 4100 millones muestra que el Gobierno está dispuesto a usar más cartas de las que cree la oposición para poner a salvo el déficit 0 y con él, la asistencia que proveerá el FMI para cubrir el financiamiento del 2019.

El Gobierno sabe que tiene que sortear los obstáculos que se le presentarán en el camino hasta que se apruebe la ley de presupuesto, instancia que en el mejor de los casos demandará entre 30 y 40 días. El gesto oficial a los gobernadores e intendentes le permitirá sumar apoyos a la norma. La apuesta del oficialismo ya no es conseguir votos a favor, sino abstenciones que no obstruyan el trámite legislativo.

El BCRA está logrando reinstalar (de a poco) la calma financiera. Ayer consiguió dar un paso clave en su plan de desarme de Lebac, y hoy pondrá a prueba la segunda parte: cuántos instrumentos en pesos consiguen atraer a más inversores para que no se pasen a dólar. Hoy sobraron ofertas a tasas de 45%, lo que da pie a pensar que el mercado acepta que el tipo de cambio tiene un menor recorrido alcista de lo que le adjudicaban algunas proyecciones. Este bálsamo (que ya hace efecto sobre acciones y bonos) debe durar hasta que salga el nuevo acuerdo con el FMI. En octubre, sin embargo, habrá que sobrellevar la pulseada por la reapertura de las paritarias y el cimbronazo que puede provocar la elección presidencial en Brasil.

Tags relacionados