Elecciones 2023

El FdT no logra definir quiénes, cómo ni qué: desconsuelos de cumbres sin nada

En esta noticia

"La verdad que no sabemos qué va a pasar, quiénes estaremos ni qué vamos a discutir", se sinceró uno de los diez intendentes que estuvieron hasta esta madrugada en la sede del PJ Nacional de la calle Matheu donde se reunieron más de treinta dirigentes del Frente de Todos entre los que estuvieron Alberto Fernández, Sergio Massa y Máximo Kirchner.

Cada sector llevó a su gente. Algunos hasta tuvieron que hacer invitaciones que preferirían haber evitado. Pero fue el presidente el que llevó la mayor cantidad de presentes a título personal. A pesar de eso, no le alcanzó para que el documento consensuado con La Cámpora haya un capítulo en apoyo al gobierno nacional.

"Para ser franco, tampoco hubo nada en favor de la jefa", se sinceró un ministro presente que destacó que sólo se puso que se iba a trabajar para evitar la proscripción de la vicepresidenta. Eso, para los albertistas, ya es mucho.

"Fue uno de esos encuentros en los que nadie salió ganando. Por ese lado está bueno. Pero tampoco fuimos tajantes con respecto de las PASO. Hay algunos que las quieren y los gobernadores que no. Entonces tuvimos que sugerir que es la herramienta que hay que utilizar, pero no lo dimos por sentado", dijo, riéndose.

No nos bancamos pero comemos buenos asados

El encuentro de ayer a la noche, que terminó hoy bien entrada la madrugada, vino precedido de diferentes reuniones en Merlo, Provincia de Buenos Aires y en Olivos. La primera juntó a Sergio Massa, quien siempre amaga con no estar, Máximo Kirchner, Axel Kicillof, ministros del gobierno nacional pero con manejo territorial como Gabriel Katopodis y Santiago Magiotti y la mayoría de los intendentes del Conurbano.

A los pocos días de que mandaron el mensaje "la Provincia está ordenada más allá de las discusiones" (léase ‘no nos bancamos pero comemos buenos asados'), el anfitrión fue Alberto Fernández, casi con los mismos presentes, pero sin el hijo de los dos presidentes.

El diputado Máximo Kirchner y el ministro del Interior, Wadio de Pedro 

A estas reuniones se sucedieron otras. Una, vital, como la charla que mantuvieron Wado De Pedro con Fernández, a solas, donde se pasaron facturas mutuamente y, si bien la enemistad no se zanjó, por lo menos acordaron los mecanismos que iban a seguir para la juntada de anoche en la sede partidaria. Y, el miércoles, Fernández recibió a un grupo mucho más reducido de intendentes junto con Katopodis y Magiotti. El nonato albertismo se reencontraba después de mucho tiempo a solas.

La reunión que encendió las alarmas

Sin embargo, la convocatoria que había encendido todas las alarmas, inclusive para el propio Máximo Kirchner, fue la que se realizó en Ensenada, donde gobierna Mario Secco, uno de los más virulentos apoyos de Cristina Fernández de Kirchner.

Hasta esta localidad del sur del Gran Buenos Aires, pegada a La Plata, fueron más de una docena de dirigentes, entre intendentes y legisladores provinciales y nacionales y funcionarios que responden al armado más ampliado de La Cámpora, con agrupaciones como Lealtad, La Patria es el Otro, los Oktubres, y partidos políticos como Nuevo Encuentro, el Frente Grande y otros.

En esa mesa, donde nadie guarda nada, porque todos son del mismo equipo, fue el anfitrión quien disparó con la pregunta del millón. "¿Es verdad que vamos a apoyar a Massa como presidente?", le preguntó, fiel a su estilo, al joven Máximo que se sorprendió y trató de hilvanar una respuesta no muy convincente, ante lo cual, casi al unísono, surgió el clamor que la candidata debía ser Cristina Fernández de Kirchner.

Vicepresidenta Cristina Kirchner

"Está Wado también", intentó mediar otro, avalado por el jefe de La Cámpora, pero no prosperó. El ministro del Interior, que ha sabido ganarse la confianza del empresariado que no la quiere a su jefa y de un sector del sindicalismo que la detesta, no mide en las encuestas.

"Con Cristina candidata ganamos las PASO y no tenemos que explicar qué proyecto vamos a seguir. Con ella sola se dice todo y además se vuelve a creer en un proyecto de país", le dijo después a El Cronista el diputado provincial Adrián Grana.

Las dudas que levanta cualquier tipo de candidaturas "ambiguas" son cada vez mayores dentro de los amigos de Máximo Kirchner y si la situación económica no se endereza rápidamente esa presión se transformará en irresistible. La decisión final, como siempre, la tendrá la vicepresidenta, quien, para todo el arco político, quedará como candidata a senadora nacional.

Beneficios de la candidatura a senadora

El Círculo Rojo, entre los que hay experimentados sindicalistas, desde Luis Barrionuevo a Hugo Moyano, que se podrían juntar en estos días en Mar del Plata en el tradicional asado anual, además de empresarios y referentes políticos que hoy integran el gobierno nacional y provincial, sugiere que esa candidatura a senadora nacional le permitirá "mirar desde arriba la pelea de abajo", que sería entre varios candidatos a presidente, entre los que siempre ponen primero a Sergio Massa y luego se agregan Jorge Capitanich y Daniel Scioli, entre otros.

Lo de Massa es también otro operativo clamor de quienes lo acompañaron, hace más de una década, en la concreción del Frente Renovador que terminó con Cristina Eterna y que tiene el apoyo de la "racionalidad" política que aportan los intendentes.

Presidente Alberto Fernández

Como se verá, nadie, nadie, habla de la reelección de Alberto Fernández. Quizás no lo vea, quizás se lo oculten, pero él habrá notado algo en la actividad que lo tuvo como protagonista en un lugar que lo quieren como General San Martín.

En un acto en la Universidad Nacional de esta localidad, acompañado por el ministro Gabriel Katopodis, el intendente interino Fernando Moreira, y una buena concurrencia, no hubo ningún grito ni aclamación por su reelección ni el tradicional "se siente, se siente, Alberto Presidente". Ni siquiera un mísero pasacalle de bienvenida, y mucho menos carteles que anunciaran su presencia.

"Eso es parte de la política tradicional que no utilizamos", dijo, irónico, un representante del oficialismo local quien además recordó que, en la última visita presidencial anunciada, el año pasado, hubo gente especialmente dispuesta en la calle esperándolo para insultarlo

Temas relacionados
Más noticias de Elecciones 2023
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.