El campo cada día más cerca del Gobierno, la Rural, cada día más lejos

Hoy el campo volverá al ministerio de Economía. Pero no todo el campo. La Sociedad Rural no juega este partido.

Los que sí lo juegan y se reunirán con los ministros de Economía, Martín Guzmán, de Agricultura, Luis Basterra y de Producción, Matías Kulfas, son los representantes del Consejo Agroindustrial, encabezados por José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, y Gustavo Idígoras, presidente del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara). A la reunión también se sumará la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

En realidad, el Consejo Agroindustrial llevará los adelantos que se realizaron durante la semana pasada de las diferentes reuniones con distintos equipos técnicos del Gobierno. El objetivo final es plasmar la denominada Estrategia Nacional Agroalimentaria (ENA) en un proyecto, presentarlo en noviembre y que finalmente se convierta en ley antes de fin de año. El Consejo, además, quiere que tenga el consenso de todos los representantes y que el oficialismo presente dicho proyecto.

Las reuniones entre el Gobierno y el sector privado se vienen realizando hace meses pero fue el 14 de octubre pasado cuando se acordaron los principales lineamientos del plan.

Los sectores productivos aclaran que la intención es aumentar la productividad de las diferentes cadenas agroindustriales para darle más valor a los productos primarios. Ahí está, tal vez, la diferencia con la Sociedad Rural más proclive, según otros representantes del sector, a producir y vender cereales y carne sin procesar.

En ese marco inicial también fijaron como objetivo "aumentar la productividad de las distintas cadenas agroindustriales a fin de fomentar el agregado de valor, la generación de empleo y el crecimiento de las exportaciones y respetar la necesidad de mantener la recaudación tributaria en un contexto en el que se debe garantizar la sostenibilidad fiscal para alcanzar la estabilidad macroeconómica".

Asimismo, acordaron "garantizar el abastecimiento del mercado interno y resguardar el impacto sobre los precios de los alimentos en la mesa de las familias argentinas e implementar un plan de trabajo para alcanzar una mayor simplificación administrativa de los trámites vinculados a las exportaciones", según un comunicado conjunto emitido en dicha oportunidad, que reprodujo Télam.

La realidad también marca que algo pasó desde el enojo del campo contra la 125, aquel proyecto que provocó los cortes de ruta y el voto "no positivo", del entonces vicepresidente, Julio Cobos. Esto último fue la gota que terminó de romper la alianza entre el radicalismo y el kirchnerismo. Sin embargo, esa grieta entre el campo y el kirchnerismo hoy parece no ser tal, salvo con la Sociedad Rural donde la situación parece irreconciliable.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios