COLUMNA

Día del médico: continúa el desafío en tiempos de pandemia

La celebración por el día del y la profesional de la medicina plantea nuevos desafíos a la luz de la pandemia que aún está lejos superarse.

Tanto en Argentina como en el resto de Latinoamérica, cada 3 de diciembre se conmemora el Día del Médico y su origen tiene que ver con un importante descubrimiento de un médico cubano. La fecha fue elegida en honor al Dr. Carlos Finlay, quién dedicó años de su carrera a buscar la causa de la fiebre amarilla, y lo logró.

En mi concepción, ser médico implica estar dispuesto a dar siempre un poco más de lo que te piden, con amor y humildad. Además de la capacitación y el aprendizaje continuo para estar "al día" con los avances tecnológicos y científicos, es necesaria la entrega y el compromiso con las y los pacientes.

El Gobierno le puso fecha al "pase sanitario"

De todas las profesiones, la medicina reclama integridad en cuerpo, alma del especialista, y una visión humanista propia del profesional. Esta última se ve reflejada en su labor al momento de atender a una persona, de salvar una vida, de encontrar una cura o ayudar a afrontar alguna enfermedad.

La profesión de la medicina fue y es considerada como una práctica que requiere dedicación total; y es por esto mismo que, con el correr de los años, los médicos llegaron a ser una figura de gran importancia para las comunidades en las que se desempeñan.

Ser médico siempre resultó un desafío, y desde hace años se escucha el viejo mantra de que los recursos sanitarios son insuficientes para atender una demanda ilimitada, pero nunca lo hemos vivido de una forma tan evidente y dramática como desde que comenzó la pandemia ocasionada por el COVID-19.

Variante Ómicron: Europa debate la vacunación obligatoria, mientras la OCDE prevé más incertidumbre económica

Es fundamental en contextos de tanta incertidumbre y vorágine el rol de cada médico como líder de equipo interdisciplinario de salud, donde todos son importantes. Porque aparte del enorme impacto sanitario y económico, la pandemia de COVID-19 ha modificado la forma de practicar la medicina y la educación médica en general.

Los recursos sanitarios son insuficientes para atender una demanda ilimitada, pero nunca lo hemos vivido de una forma tan evidente y dramática como desde que comenzó la pandemia de Covid-19

La medicina es una profesión vocacional que requiere mucho sacrificio. Durante estos años, el trabajo del médico y del resto de profesionales sanitarios está siendo extremadamente duro que incluyen horas de trabajo interminables, a veces en condiciones de falta de recursos y mucho estrés, en contacto continuo con el sufrimiento humano, hasta poner en riesgo su propia vida.

Luego de haber atravesado casi dos años desde que inició la pandemia, hemos aprendido la importancia de la vacunación, las medidas de ventilación, distanciamiento y uso de mascarillas, en las distintas fases, haciendo más perentorio ahora completar las pautas de vacunación pendientes o no realizadas, por el bien de toda la comunidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las vacunas se definen como cualquier preparación destinada a generar inmunidad (defensas) contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Su desarrollo para la prevención de enfermedades producidas por virus y bacterias, y su uso universal permitieron salvar millones de vidas generando un importante impacto en la salud pública, igualado en materia preventiva el acceso al agua potable.

Actualmente, las vacunas para prevenir la infección por SARS-CoV-2 se consideran el enfoque más prometedor para frenar la pandemia. La vacunación es la mejor forma de protección para prevenir enfermedades infecciosas mortales, permitiéndonos tener hoy una mejor calidad de vida y un riesgo exageradamente disminuido de contraerla.

Coronavirus en Argentina: fuerte salto de casos, en otra jornada con bajo número de fallecidos

Se sugiere priorizar la vacuna contra esta enfermedad y en el caso de haber recibido el esquema completo de vacunación, no olvidar que tenemos una tercera dosis de refuerzo que es necesaria aplicarla para completar su efectividad.

Por esta razón y muchas más, luego de tanto esfuerzo, sigamos frenando esta pandemia que está generando optimismo gracias a la aplicación de la vacuna. Prioricemos la vacunación y los cuidados correspondientes, no solo para nosotras/os sino para toda la comunidad.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios