Desdoblamiento de elecciones 2023 en la provincia de Buenos Aires: ¿a quién le sirve votar de nuevo?

Como nunca antes en estos dos meses cuando se empezó a hablar de un desdoblamiento electoral en la Provincia de Buenos Aires este periodista recibió tantos llamados y de tan variada especie.

La política termina siendo el lugar donde los periodistas parecen tener más información que los propios protagonistas. Una locura, pero así nos va. "Ustedes hablan con todos", se excusan los que siempre se quejan porque su gente hace "política leyendo Clarín", aunque las columnas y los contenidos de El Cronista son comentados en cuanta reunión haya.

De hecho, los concejales del bloque del Frente de Todos de un importante distrito del Conurbano retomó con la vieja costumbre de prohibir la lectura del "gran diario argentino". Enojados, le reprochan a los administrativos con los que deben obligatoriamente dialogar porque "estas leyendo Clarín... Por eso pensas así", le tiran, cuando conocen su procedencia peronista.

Las dudas sobre si el oficialismo quiere desdoblar las elecciones aparecieron cuando Máximo Kirchner empezó a despedirse de su relación con Alberto Fernández y se agrandó la idea de la "reclusión en la Provincia de Buenos Aires", donde como dicen en La Cámpora y en el entorno de Axel Kicilof, que no son lo mismo, "por primera vez el kirchnerismo gobierna la Provincia".

Como siempre sucede en estos casos, las bibliotecas están cruzadas para determinar de qué manera se debe elegir el calendario electoral. Si por ley o decreto del gobernador. Pero, ante todo, está el para qué, por qué y si conviene o no a quienes lo quieren impulsar.

"El acuerdo con el FMI ya es letra muerta" y "esto se va poner feo": Feletti dejó duras definiciones sobre la inflación y apuntó a Guzmán

El oficialismo no sabe cuál será su candidato a presidente, tampoco a gobernador y menos si se presentará unido o separado. Mucho menos cuál será el rol de Cristina Fernández de Kirchner, a pesar que todo indica que volverá a ser candidata a Senadora Nacional.

¿Cuál es el candidato más potente que podrá presentar el oficialismo el año próximo en la Provincia?... No hay. Existen los conocidos. Axel Kicilof, apoyado por Sergio Massa, y Martín Insaurralde, siempre cerca de Máximo Kirchner. ¿Wado de Pedro?... Nadie sabe si se presentará en el territorio o directamente como postulante a reemplazar a Alberto Fernández.

En este tren también se suman Jorge Ferraresi, Gabriel Katopodis y no hay mucho más. Pero el oficialismo sabe que le sería mucho más provechoso competir contra Juntos en una elección nacional.

Si no lo hiciera así, corre el riesgo que los radicales acepten la inclusión de los libertarios de José Luis Espert dentro de su esquema político y "desaparecería" la competencia que por derecha galvanizó parte del frente opositor, fundamentalmente el del PRO, sería reconquistada nuevamente ahora con un acuerdo electoral.

Paritarias adelantadas: de cuánto serán los aumentos, cuándo regirán y cómo serán las negociaciones

Sin una candidatura como la de Javier Milei en la discusión para Presidente, los libertarios podrían aceptar ser parte del andamiaje dispuesto para "ganarle al kirchnerismo", la batalla central para buena parte de ellos.

Al oficialismo no le conviene bajo ningún aspecto este escenario. La Provincia se gana por un voto, no hay ballotage ni segunda vuelta. Entonces, con dos boletas fuertes, sin nadie que le "coma" votos a la oposición, correrían muchos más riesgos. Además, necesitan a la vicepresidenta en la boleta, cuestión que hace imprescindible que se vote un mismo día y en la Nación y Buenos Aires.

AL FINAL, PERON TENIA RAZON... PERONISTAS SOMOS TODOS

Diego Santilli y Cristian Ritondo son, ante todo, peronistas. Militaron en el partido creado por Juan Domingo Perón hasta que Mauricio Macri, otro peronista menemista, mal que le pese a muchos, armó el PRO, que como Jorge Macri dice, representa a los "peronistas, radicales y otros".

El próximo 22 de abril, en Los Toldos, lanzarán el partido Hacemos, concebido por otro peronista porteño hoy jefe de gabinete en Lanús, Diego Kravetz, con el cual Néstor Grindetti, el intendente de ese distrito, y Julio Garro, el jefe comunal de La Plata, armarán la pata peronista de Juntos, algo que parece inocuo ante la importante cantidad de dirigentes que provienen del principal movimiento de occidente, tal cual lo bautizaron los seguidores del General.

Si bien a los observadores externos les llama la atención la proliferación de candidatos a gobernador que propone el PRO, en desmedro de los radicales, que sólo tienen a Joaquín De la Torre por su alianza con Facundo Manes, en las cercanías de Horacio Rodríguez Larreta creen que lo hacen para presionarlo para después "cobrar algo" ya que se ven sin demasiado rol en el futuro.

Por qué la inflación del primer trimestre quedará "corta" ante la suba de costos logísticos y de carga

Mientras tanto, ayer, Manes estuvo en San Miguel, donde De la Torre es jefe político. Y Santilli, acompañado por el jefe de gobierno porteño, Jorge Macri, y Diego Valenzuela, volvió con sus recorridas maratónicas por Marcos Paz, General Rodríguez y Bahía Blanca, que ayer cumplía un nuevo aniversario.

Por estas disputas internas, quizás, no puedan cristalizar mediáticamente los principales problemas que tienen en sus municipios. La Inseguridad es el primero. Y todos quieren tener en su poder el manejo de las fuerzas de seguridad, o al menos que le aprueben la creación de la Policía Municipal, un viejo proyecto que hace más de una década había presentado el "Ingeniero" Blumberg tras el asesinato de su hijo, Axel.

En aquel momento el no ingeniero había conseguido el apoyo de los intendentes Gustavo Posse, Enrique García, Sergio Massa y Ricardo Ivoskus, entre otros. De hecho fue esa movida que materializó tiempo después el actual Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación con la instalación de cámaras y patrullaje propio, la que le permitió su ascenso político.

Hoy todos piden lo mismo, pero no hay quien comande la vocería. Lo lógico sería que lo haga el candidato a reemplazar a Kicilof, pero como hay tantos, queda en la nada. No sea cosa que Sergio Berni le arrebate la idea, como cuando comparte criterio con Patricia Bullrich y el propio Larreta sobre qué hacer con los piqueteros que cortan la calle. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios