¿Cuánto de lo sucedido ayer se repetirá el 22 de octubre?

Lo sucedido ayer, es un acto electoral que genera consecuencias políticas, pero cuyos efectos no son automáticos para la elección del 22 de octubre, en la que será renovado un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados.

Cambiemos es sin duda la primera fuerza política nacional con un tercio de los votos, pese a ello y a la buena elección que hizo el oficialismo a nivel nacional, bien entrada la madrugada las puntas se juntaron y en provincia de Buenos Aires había un empate técnico con Cristina Fernández de Kirchner. Pero la gran pregunta hoy es cuánto de lo sucedido ayer se repetirá en la elección el 22 de octubre.

Lo primero a considerar es que se trató de la cuarta elección nacional con Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

En las tres precedentes, dos anticiparon el resultado, dándose en octubre lo que había sucedido en agosto. En 2011 Cristina obtuvo 50% en las primarias y ganó con 54% la elección presidencial en la primera vuelta. Dos años después, Sergio Massa ganó en agosto en la provincia de Buenos Aires con 35% y en octubre ratificó su triunfo, pero alcanzando 44%.

Pero en 2015 no fue así. En las PASO, Macri quedó 8 puntos por debajo de Scioli para la elección presidencial. Esta ventaja se redujo a sólo 3 en la primera vuelta y finalmente el primero se impuso en la segunda ronda por un margen estrecho.

Es decir que el resultado de ayer, si bien no alterará sustancialmente el resultado nacional no hay posibilidad que Cambiemos como fuerza caiga al segundo lugar, si puede tener cambios a nivel de distrito.

Tomando como referencia la elección de medio mandato de 2013, en tres distritos, el ganador de agosto fue derrotado en octubre. Ellos fueron La Rioja, San Juan y Jujuy. Sólo tres sobre veinticuatro.

Pero se trata justo de tres de las ocho provincias que eligen senadores nacionales en octubre.

Lo que sí probablemente se dará en la provincia de Buenos Aires, es el efecto de "polarización atenuada" que tuvo lugar en la última elección de medio mandato.

Entonces en las PASO, la lista de Massa opositora obtuvo el 35% y la kirchnerista encabezada entonces por Martín Insaurralde, 30%. En la elección, el porcentaje del primero creció 9 puntos y el del segundo sólo 2. La diferencia a favor del candidato opositor que en agosto fue de 5 puntos, se amplió a 12 en octubre. La suma de los dos primeros que en la primarias había sido de 65 puntos, en octubre llegó a 76.

Este fenómeno seguramente se repetirá, en mayor o menor medida.

Sin sorpresas, el 13 de agosto dejó un claro ganador en la suma nacional, que no se alterará en octubre. Pero el resultado de la provincia de Buenos Aires es menos terminante y habrá que seguir cómo se va dando la "polarización atenuada" a favor de quienes quedaron en primer y segundo lugar.

Tags relacionados