Análisis

Elon Musk, ¿el anticripto?

En poco tiempo, el CEO de Tesla e influencer mediático pasó de evangelizar sobre el uso de Bitcoin como medio de pago a ser un gran detractor. Hoy quiero contarte qué se esconde detrás de las últimas decisiones y declaraciones de Elon Musk sobre Bitcoin.

Querido lector.

El lunes 8 de febrero, Tesla Motors presentaba, ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), un informe anual donde se detallaban todas las actualizaciones introducidas en sus políticas de inversión.

En el mismo, anunciaba a sus accionistas la intención de invertir en "activos de reserva" como lingotes de oro, fondos cotizados y... también monedas digitales.

Pero la intención quedaba atrás, cuando la compañía afirmaba haber comprado Bitcoins por un monto total de u$s 1500 millones, con el objetivo de maximizar la rentabilidad del efectivo disponible.

Inmediatamente, tras la noticia, la cotización de la gran criptomoneda se disparaba un 19%, llevando a cada unidad a un nuevo precio histórico de u$s 46.794.

Revalorización del 19% del par BTC/USDT, Fuente: TradingView

Pero... no iba a quedar ahí.

Un mes más tarde, el 24 de marzo, Elon Musk, director ejecutivo de Tesla Motors, oficializaba a Bitcoin como medio de pago para la compra de vehiculos eléctricos dentro de Estados Unidos. 

"Ahora podés comprar un Tesla con Bitcoin", Fuente: Twitter

Al mismo tiempo, alineado con las políticas de inversión, aseguraba que todos los Bitcoins recibidos no se convertirían a una moneda de curso legal, es decir, en dólares americanos, sino que se acumularían en las reservas de la compañía.

De esta forma, junto con otros fondos de inversión y otras grandes corporaciones, Elon marcaba un antes y un después en la adopción de Bitcoin como un medio de pago y como reserva de valor a largo plazo en un mundo inundado de dólares.

Las huellas de un plan mayor

Sin embargo, en las últimas semanas, el polémico empresario parece haberse convertido en uno de los principales enemigos de Bitcoin.

Aquel "salvador" que impulsaba la adopción de la gran criptomoneda como medio de pago y reserva de valor, parece haber cambiado rotundamente de opinión.

El pasado miércoles 12 de mayo, un comunicado oficial de Tesla descartó a Bitcoin como moneda de cambio para adquirir los autos eléctricos de la compañía, y Elon, consejero delegado de la firma, acompañó la decisión mediante la red social Twitter.

El motivo de la decisión fue el gran consumo de energía eléctrica que genera la criptomineria de Bitcoin, proveniente en su mayor parte de combustibles fósiles, emisores de carbono, el principal contaminante del medioambiente.

Un argumento contradictorio, dado que el propio Elon Musk admitió que Tesla opera sus propios nodos dentro de la blockchain de Bitcoin. En otras palabras, mina Bitcoins. O, ¿acaso estará usando energía renovable para esta tarea?

Por otro lado, esta justificación parece no ser del todo cierta.

Ark Investment Management, un importante accionista de Tesla e inversor de Bitcoin, ha publicado un informe sobre la energía solar y la criptomineria, donde argumenta que el 76% de la energía consumida proviene de recursos renovables.

Entonces, si las declaraciones no son correctas, ¿Elon tendrá un plan mayor?

Eso es lo que piensan muchos analistas, y tienen evidencia para sustentar su postura...

Más allá del hecho de que Tesla no piensa deshacerse de sus Bitcoins, el mismo informe de Ark Investment nos otorga indicios del porqué de las manipulaciones de Musk en el mercado.

Contracción de un 19% en el par BTC/USDT. Fuente: TradingView

Actualmente, las principales fuentes de ingresos de Tesla son los paneles solares, los techos solares y las baterías eléctricas.

Y... no nos olvidemos de los "créditos medioambientales" que le otorgan trece gobiernos centrales (estados) de Estados Unidos por la venta de coches eléctricos de cero emisiones.

Estos "créditos", a su vez, se venden a otros fabricantes de automóviles que emiten gases contaminantes, entre ellos Carbono, y representan el 7% de los ingresos totales de la compañía.

Si, ¡Eso es mucho dinero!

Hace unas semanas, Zach Kirkhorn, el director financiero, nos ha dado la primera pista. Confirmó que los beneficios futuros de Tesla podrían disminuir, ya que las demás automotrices están ideando alternativas libres de Carbono.

Si una fuente de ingresos decae, debemos buscar otra para sobrevivir. Aquí aparece Bitcoin en escena.

Más allá de los autos eléctricos, uno de los principales negocios de la compañía son los techos y paneles solares. Entonces, ¿acaso no estará Tesla utilizando Bitcoin para promover el uso de la energía renovable que generan sus productos?

Normalmente, las baterías "Powerballs" y los paneles solares de Tesla, tienen una sobrecapacidad eléctrica, que podría usarse para la criptomineria. De esta forma, la compañía podría convertir el exceso de energía renovable en un activo digital rentable.

La pieza del rompecabezas que faltaba... En una entrevista con Colin Breck y Percy Link, ingenieros de Tesla, se anunció la construcción de una plata de energía virtual, una red de recursos energéticos distribuidos (solar, eólica, hidroeléctrica, baterías) que proporcionan una generación y distribución de energía más inteligente.

¿Red distribuida? Suena bastante parecido a la tecnología blockchain.

Parece probable que pronto Tesla anuncie una forma renovable de minar Bitcoin mediante el uso del excedente generado por los techos, paneles solares y baterías eléctricas de los clientes industriales y residenciales.

Ante este anuncio, Tesla estaría en condiciones de incrementar sus fuentes de ingresos, y Bitcoin volvería a valores pre-contracción, incluso mayores. Pero, por ahora, acumulamos a precios de "descuento".

Como dice el refrán, "negocios son negocios".


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios