OPINIÓN

Conmebol y la emboscada de la Copa América

Mientras se suceden las violentas protestas en Colombia y el coronavirus se ensaña con la región, el torneo debería comenzar en junio. La aspiración de la dirigencia se entrecruza con diferentes andariveles de la realidad.

La Copa América, el revalorizado torneo insignia organizado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) debió disputarse en 2020. Sin embargo, la pandemia del Covid-19 interfirió en los planes de los países que serán anfitriones: Argentina y Colombia.

Por tal motivo se decidió postergar la competencia para que se juegue desde el 13 de junio al 10 de julio del año en curso. Más allá de los avatares y fatalidades que ha provocado el coronavirus en la región, una nueva ola de incertidumbre pone en serio riesgo la realización del certamen.

Días atrás, el presidente de Colombia, Iván Duque, ratificó que la Copa se jugará en su país, a pesar del clima de tensión social, sumado al "paro nacional" y a la violencia desplegada a partir de las protestas iniciadas el 28 de abril.

Presidente de Colombia, Iván Duque

En diálogo con la emisora Blu Radio dijo: "Empezamos un trabajo hace más de dos años con el presidente Mauricio Macri, estaba prevista el año pasado y se pospuso, y en este 2021 hemos dicho que estamos firmes para adelantarla". Luego, mirándose en el espejo de Europa amplió: "Vino la controversia y muchos dicen si sí o no se puede hacer. Empiezo por la lógica, se va a jugar la Eurocopa casi en el mismo tiempo, con protocolos, burbujas, vacunas y lo que se requiere; sería absurdo que no se hiciera una Copa América si se hace una Eurocopa, sobre todo si las cifras epidemiológicas son similares".

En tanto, Fernando Jaramillo, presidente de la Dimayor (entidad que regentea a la primera división del fútbol colombiano) expresó: "El anuncio de la Copa América por parte del Presidente fue contundente: si nosotros suspendemos el campeonato, eso es darle una patada al Gobierno. Vamos a seguir jugando, manteniendo la seguridad de los jugadores, los dirigentes y el entorno del estadio si se puede. Si no, volvemos a aplazar, pero no lo vamos a suspender".

En cambio, con una visión más realista, Carlos González Puche, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (ACFP) expuso su preocupación a causa de los graves disturbios que azotan a la sociedad colombiana.

"Nosotros estamos preocupados por la situación que está viviendo el país. Como colombiano, quisiera que se desarrollara una Copa América que nos enorgullezca, que nos dé una visión de lo que es Colombia, pero lo que uno encuentra es un grado de insatisfacción enorme en el pueblo colombiano. Dentro de las prioridades de la gente, hoy, no está recrearse en el fútbol, sino resolver unos problemas básicos en cuanto a salud, tener un ingreso, solventar sus necesidades. No hay un ambiente favorable para celebrar una fiesta, por las condiciones mismas del país, que el fútbol no puede terminar de resolver porque son ajenas al fútbol y no podemos taparlas con el fútbol", respondió tajante González Puche.

Las escenas impactantes que llegan desde las ciudades colombianas le dan la razón al representante de los futbolistas. Los enfrentamientos entre las fuerzas policiales y los manifestantes son constantes incluso durante las noches, en medio de una 3ra. ola de contagios. Vehículos blindados y helicópteros dispersando a la multitud con gases lacrimógenos y detonaciones de armas son imágenes que recorren el mundo.

EL FANTASMA DE LA VIOLENCIA IRRACIONAL

El estado de convulsión social y recurrentes círculos de violencia tras una cruenta guerra intestina vienen asolando al país cafetero desde el siglo pasado.

En la madrugada de este domingo circuló por las redes sociales un video de 53 segundos, donde aparece Luciano Marín Arango, alías Iván Márquez, arengando a las protestas masivas contra el gobierno de Duque. Este ex comandante guerrillero de las FARC, actualmente prófugo de la justicia, es quien lidera al grupo disidente de la desmembrada organización. El panorama recrudece día a día al ritmo de la crisis social, política y económica.

Según la ONG Temblores hasta el 5 de mayo se habían registrado 1708 casos de violencia por el uso de la fuerza pública: 37 homicidios, 222 heridos, 831 detenciones, 312 intervenciones violentas.

"Hay que hacer una diferenciación fuerte entre quienes cometen actos delictivos y encabezan el Estado y quienes cometen actos delictivos y son sociedad civil que deben ser efectivamente judicializados. [El Estado] pretende unir estos dos comportamientos y no va a poder, por un lado, proteger y garantizar el derecho constitucional a la protesta y, por el otro, perseguir judicialmente a quienes cometen actos vandálicos. Lo vimos en el primer día cuando vandalizaron un banco donde no hay ni una sola persona judicializada por ese hecho, en cambio sí hay por comportamientos asociados a la protesta pacífica", asegura el codirector de la ONG Temblores, Alejandro Lanz.

Esta organización de DDHH surgió en el año 2016, en el marco del Acuerdo de Paz con las guerrillas de las FARC, teniendo como misión el visibilizar las manifestaciones violentas contra grupos que históricamente han sido discriminados en Colombia.

Tras el paro nacional iniciado el 28 de abril, el presidente Duque recurrió a la "asistencia militar" para controlar la proliferación de protestas en las ciudades. El paro había comenzado como una manifestación contra una reforma tributaria que creaba más impuestos para la clase media sin considerar el efecto devastador de la pandemia. Dicho reclamo pronto se convirtió en una protesta generalizada contra las políticas del gobierno y el accionar de las fuerzas armadas.

LAS VACUNAS DE LA CONMEBOL

Mientras las organizaciones internacionales monitorean con atención la situación en Colombia, la Conmebol continuó con el plan de vacunación a los futbolistas.

Tras las gestiones realizadas por el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, la entidad rectora del fútbol sudamericano obtuvo una donación de 50.000 dosis de Sinovac Biotech.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, le agradeció en persona al primer mandatario uruguayo. Desde su cuenta de Twitter informó que la campaña de vacunación alcanzará a los principales planteles de primera división (masculino y femenino) y se extenderá a los 10 países miembros.

El dirigente paraguayo auguró que este operativo permitirá el desarrollo de una Copa América más segura: ¡Si nos mantenemos unidos venceremos la pandemia!

Desde el sitio oficial se anuncia: "Ninguna otra confederación del mundo ha logrado hasta hoy disponer de las dosis para iniciar un proceso masivo de vacunación".

Los primeros en vacunarse serán los futbolistas, entrenadores y empleados que integran las selecciones que jugarán las eliminatorias, a reanudarse en la primera semana de junio, previo al inicio de la Copa.

Por su parte, el secretario general adjunto de la Conmebol, el argentino Gonzalo Belloso, celebró el acuerdo con el laboratorio chino y escribió en Twitter: "Quiero contarles que los directivos de Sinovac manifestaron su admiración por Lionel Messi, quien con toda predisposición nos envió tres camisetas para ellos. Así que él también es parte de este logro". El rosarino Angel Di María, quien contactó a Messi, también les regaló una camiseta autografiada a los empresarios chinos.

Chile es el país de la región que más utilizó la vacuna Sinovac (no autorizada hasta el momento en Argentina). Según datos de la Universidad de Chile, dos semanas después de aplicarse la segunda dosis se logra un 56,5% de inmunización. Para las personas que sólo recibieron la primera dosis el porcentaje se reduce al 3%.

Según publica el diario Clarín, las vacunas Sinovac fueron autorizadas para uso de emergencia sólo en 22 países, entre los que figuran Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Uruguay y Venezuela.

Pedro Cahn, médico infectólogo y asesor del Gobierno argentino, en diálogo con Clarín opinó: "Lo primero que quiero dejar en claro es que me parece un despropósito que vacunen a deportistas jóvenes y que Conmebol no destine esas vacunas a otras personas que las necesitan más. Aclaro que soy futbolero, no tengo nada contra el juego, pero es parte de esta locura que es el negocio que se mueve alrededor. Con esta salvedad, no pueden aplicar ningún tipo de vacuna en el país sin que antes cuente con la autorización de la ANMAT".

Los clubes River Plate y Lanús agradecieron el ofrecimiento pero adelantaron la decisión de no aceptar las vacunas del laboratorio chino. A su turno, cada futbolista podrá vacunarse en territorio argentino.

Rodolfo D'Onofrio, presidente de River 

Desde la Conmebol se apuraron en aclarar que "la vacuna no es obligatoria de ningún modo y el jugador que elija no inmunizarse no será penalizado ni excluido de las competiciones".

LAS CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

Es indudable el flujo de analogías que existe entre el fútbol y el resto de las manifestaciones sociales. Tal como ocurrió después de la debacle conocida como "la gran depresión" (1929) que convulsionó al mundo entero, la pandemia del Covid-19 no es mensurable todavía en sus consecuencias o efectos secundarios.

El verdadero impacto social recién podrá dimensionarse en los años por venir. Sólo a modo de ensayo, podemos advertir que la locomotora del fútbol sudamericano (léase Conmebol) viene desde hace tiempo en marcha forzada, evitando parar en cada estación. Esto no asegura que llegará a destino según lo programado.

Entre las vías zigzagueantes habrá de encontrarse frente a un estado de crisis económica, política y sanitaria, con población en riesgo de vida y con demandas sociales insatisfechas.

En el actual contexto, no es viable comparar las "burbujas" de los torneos sudamericanos con los europeos, en donde los recursos son multimillonarios.

La aspiración de la dirigencia se entrecruza con diferentes andariveles de la realidad. Tal como ocurre al transitar por los laberintos, si el sendero elegido es el equivocado, la distancia a recorrer hasta arribar al portal de salida requerirá de esfuerzos mayores. Una percepción en extremo idealista puede desembocar en no saber diferenciar entre lo posible y lo irreal. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios