ZOOM EDITORIAL

Clave: el Tesoro tiene que demostrar que puede financiar el déficit

La inflación sigue siendo la madre de todos los dramas. Y para domarla, hoy las riendas parecen estar en manos del Tesoro. De hecho, la pregunta que se hace el mercado es cómo hará el Gobierno para financiar el déficit sin recurrir a la millonaria suma que el año pasado le dio el Banco Central (BCRA) mediante la emisión de pesos.

En 2020, el Ministerio de Economía financió gran parte del déficit gracias a los 1,5 billones de pesos que le pidió al BCRA. En el mercado creen que para que tal política no se traslade a los precios y se produzca una escalada inflacionaria, los pedidos del ministro Martín Guzmán al titular del BCRA, Miguel Pesce, no deberían pasar de los 800.000 millones de pesos.

En definitiva, lo que quiere el mercado es una señal clara de que el Tesoro pueda financiar el déficit emitiendo deuda en pesos y no sólo emitiendo pesos. Hasta ahora, el Gobierno lo que está logrando es cubrir los vencimientos en tiempo y forma, pero no logra que la emisión se frene.

Una de las opciones para obtener una mayor esterilización es subir la tasa. Tal vez, este instrumento pueda ser un anzuelo más que suficiente para que los inversores se sientan atraídos. Otra opción puede ser utilizar el stock de las Letras de Liquidez (Leliq) para poner en práctica algún instrumento atractivo.

La preocupación en las mesas financieras es cómo hará el Gobierno si sólo recurre al BCRA para financiar el déficit sin que ello impacte en la inflación.

En el Gobierno dicen que si bien la inflación es alta, con emisión récord en 2020, bajó casi 20 puntos.

Los analistas tienen una visión diferente. La inflación el año pasado "aguantó" pese a la emisión, pero otro año con emisión al ritmo de 2020 es imposible de sostener.

Los números alentadores hoy hay que buscarlos en la compra de dólar solidario. En los primeros dos días de febrero, la compra de dólar solidario bajó con respecto a los dos primeros días de enero. La baja en la compra de dólares llega al 30% para los días medidos.

En el mercado advierten igualmente que en febrero hay dos aristas a tener en cuenta: la primera es que no hay aguinaldo y la segunda, que muchos ahorristas en lugar de utilizar sus ahorros para comprar dólares, lo gastaron en vacaciones. En el Gobierno, en cambio, ven que esta es una clara señal de baja en las expectativas de devaluación. Esgrimen dos argumentos más: uno tiene que ver con la caída en las tasas del dólar futuro y otra, con los aumentos de los plazos fijos en pesos.

Así y todo, con el frente cambiario medianamente estabilizado, ahora Economía debe demostrar que puede financiar el déficit fiscal con mayor emisión de deuda en pesos y menos emisión monetaria. Ahí, según el mercado, está la clave.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios