Bienes Personales: caduca la facultad del Ejecutivo para aumentar el impuesto

Mañana caduca la delegación que hizo el Congreso, mediante la Ley 27.541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, en el Presidente de la facultad de fijar alícuotas diferenciales superiores hasta en un 100% sobre la tasa máxima para gravar los bienes situados en el exterior.

La Ley 27.541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva sancionada a finales de 2019 incrementó el impuesto sobre los bienes personales y delegó en el Poder Ejecutivo Nacional hasta el 31 de diciembre de 2020, la facultad de fijar alícuotas diferenciales superiores hasta en un 100% sobre la tasa máxima para gravar los bienes situados en el exterior, y de disminuirla, para el caso de activos financieros situados en el exterior, en caso de verificarse la repatriación del producido de su realización.

Las alícuotas actuales de impuesto son:

El Poder Ejecutivo, a través del Decreto 99/2019 utilizando esas facultades delegadas, fijó alícuotas diferenciales que llegan hasta un 80% sobre la tasa máxima del impuesto, de la siguiente forma:

En consecuencia, aún le queda margen para incrementar las alícuotas diferenciales pasando del 2,25%  actual (80% de 1,25%) al 2,5% (100% de 1,25%) para los bienes situados situados en el exterior.

Esta medida podría ser tomada hasta mañana el jueves 31 de diciembre, inclusive.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el inflación interanual podría estar en el orden del 40% y no se han actualizado las escalas ni los mínimos no imponibles de $ 2.000.000 y de $ 18.000.000, este último para inmuebles destinados a casa habitación del contribuyente.

Esta falta de actualización implica que se incorporarán nuevos contribuyentes, especialmente de clase media, que en realidad no tienen un patrimonio real mayor al del año anterior sino que el mismo se ha visto incrementado solamente por el efecto de la inflación.

Además, un incremento del 0,25% adicional para llegar al 100% de la tasa máxima, se acumularía con el impuesto a la riqueza para quienes deben tributarlo.

De esta forma, los contribuyentes que deban tributar las alícuotas máximas por los bienes que poseen en 2020, deberían pagar un total del 7,75%, es decir, 2,5% de bienes personales más 5,25% de impuesto al riqueza.

Entendemos que no sería conveniente incrementar la alícuota del impuesto sobre los bienes personales por los bienes situados en el exterior ya que, dejando de lado los planteos de vulneración de principios y derechos constitucionales que se pueden realizar respecto a la delegación al Poder Ejecutivo para incrementar las alícuotas y a la manera en que se instrumentaron los incrementos de las mismas, una medida de ese tipo incrementaría aún más la presión tributaria, afectando la seguridad jurídica y las inversiones que son tan necesarias para superar los efectos de la pandemia.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios