Aguinaldo: en qué invertir los pesos para sobrevivir a la turbulencia económica

En un marco de fuerte estrés financiero local y global, elegir la estrategia adecuada para las inversiones se hace cada vez más importante. ¿Qué estrategia adoptar según el perfil de riesgo deseado?

Nos acercamos a mitad de año. Como de costumbre, en un marco de plena volatilidad en lo local, pero ahora con el detalle de que viene acompañada de mucha incertidumbre también a nivel internacional. 

Las expectativas inflacionarias crecen en la Argentina, las tasas de interés reales se mantienen negativas y el dólar se encuentra bajo en términos relativos. A esto se le suma la disposición negativa del mercado a financiar la deuda pesos del Tesoro.

Sin dudas, el ingreso de fondos del aguinaldo en este contexto de sumas restricciones nos lleva a analizar las estrategias de inversión más adecuadas para cada perfil de inversor. Es clave remarcar, en ese marco, que atesorar dólares implica un costo de oportunidad cada vez más alto y representa una pérdida del poder adquisitivo en un contexto donde la inflación en Estados Unidos alcanzó el 8,6% anual en mayo.

Los drivers de la macro

Antes de analizar las mejores alternativas financieras es importante entender las bases de la macroeconomía local.

Por un lado, la relación con el FMI es fundamental para los activos financieros. Esto incluye cumplimiento de las principales metas (fiscales, monetarias y de reservas) o la re-calibración de las mismas (waivers). La incertidumbre en este marco es muy alta, lo que afecta al riesgo país (hoy en máximos) y la demanda de dinero (en mínimos). El mercado sigue ponderando la falta de un plan económico, con déficit fiscal creciente, muchos pesos y pocos dólares.

En tanto, hacemos foco en los indicadores económicos (inflación, tasas, tipos de cambio y actividad). Las expectativas inflacionarias siguen creciendo tanto para este año como para el siguiente y las tasas de interés aún tras las 6 subas observadas en lo que va del año carecen atractivo.

A diferencia de experiencias pasadas de alta inflación, los niveles actuales se presentan sin un salto discreto en el tipo de cambio

Nos encontramos en un marco donde los precios suben tanto por la menor oferta (falta de insumos y de importaciones) como por la mayor demanda de bienes (menor demanda de dinero, mayor velocidad en circulación y más emisión monetaria para financiar déficit fiscal). 

Además, en un contexto donde no se acumulan reservas internacionales, las perspectivas de mayores restricciones a la demanda de dólares (menores importaciones) crecen, lo que termina afectando a la actividad.

Las bajas tasas mencionadas, más allá de desincentivar al tenedor de pesos, afecta también directamente al mercado cambiario. Lógicamente, generan menos incentivos a los exportadores a liquidar y mayor motivación de comprar stocks/billetes para importadores/individuos. Esto en un marco de falta de reservas y en un mundo que se volvió más "hawkish" afectando directamente a países emergentes.

Haciendo hincapié en los activos financieros, vemos papeles muy castigados que descuentan escenarios extremadamente negativos dentro de sus precios. Sin dudas, invertir en Argentina es para inversores dispuestos a asumir un riesgo alto. En un contexto de incertidumbre alta como la actual, es sumamente importante entender el riesgo que uno quiere asumir y obviamente el optimismo (o pesimismo) de la coyuntura macroeconómica.

Analizando un tipo de cambio real retrocediendo más que un 7% en lo que va del año, las pérdidas de reservas recientemente observadas y las expectativas de una muy leve desaceleración inflacionaria, asumimos que el tipo de cambio oficial debería correr al menos en el promedio del 4,5 al 5% mensual en los próximos meses. Al mismo tiempo, considerando el riesgo país y el cepo "ultra hard" apuntamos a que la brecha no debería bajar sostenidamente de forma significativa.

estrategias de inversión

Para aquellos inversores conservadores creemos que dolarizar carteras sigue siendo una buena alternativa, aunque está claro que guardar los dólares líquidos con la inflación actual de Estados Unidos genera pérdida de poder adquisitivo.

Por tal razón, quienes estén dispuestos a asumir algo más de riesgo y plazo, las Obligaciones Negociables (ONs) en dólares se mantienen como una buena alternativa. Recordemos que estos títulos han sabido mantener una volatilidad relativamente baja y buenos rendimientos en los últimos años donde el riesgo país no acompañó. En este marco, es muy importante ser selectivo a la hora de elegir créditos, priorizando compañías con buenos balances y track record.

En todos los casos, es sumamente importante incrementar diversificación entre diferentes sectores en un contexto donde la volatilidad se mantiene firme tanto en Argentina como en el exterior.

Por último, para aquellos inversores corporativos que buscan manejar liquidez de cortísimo plazo y no tengan la posibilidad de dolarizar carteras debido al cepo, la caución bursátil es una alternativa a tener en cuenta. Las tasas nominales se acercan al 50% para inversiones a 30 días y tienen la posibilidad de pre-cancelarse antes del vencimiento. Recordemos que dado que es un activo garantizado por otros títulos, el riesgo implícito de esta inversión es sumamente bajo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios