Acuerdo con el FMI, acciones y bonos argentinos: ¿veranito desde hoy?

Llegó el tutor y vino con una formidable red de contención de 50.000 millones de dólares superando ampliamente las expectativas. Otros organismos internacionales aportarían unos u$s 5.000 más, por lo que estamos hablando de un blindaje de unos u$s 55.000 millones, lo cual es muchísimo, pero ojo, esto es deuda, no es nuestro, habrá que devolverlo.

Para ubicarnos en perspectiva, es un año y medio de financiamiento de nuestro déficit fiscal agregado actual. En este contexto, es útil diferenciar esta noticia en dos dimensiones. Corto plazo, definido como la Argentina hasta las elecciones presidenciales del 2019. Mediano plazo, definido como la Argentina después de las presidenciales.

Eliminación de incertidumbre de corto plazo.

- Primero, los u$s 50.000 millones representan para el mercado financiero internacional una red de contención que intenta suplir la credibilidad que vinimos perdiendo desde octubre 2017. Los mercados internacionales son extremadamente cortoplacistas por lo que nadie en Wall Street mirará más allá por ahora, de las presidenciales del 2019 y en este contexto, billetera mata galán, por lo que el blindaje del fondo asegura la reelección del presidente, Mauricio Macri, el mensaje es clarísimo: la comunidad financiera internacional apoya a este Gobierno.

- Segundo, Argentina se compromete a lograr equilibrio fiscal primario de cara al 2020, lo cual será festejado principalmente por el mercado de bonos yo diría, a lo largo de toda la curva. Recordemos que el Bonar 24 rendía a inicio de año 4,31% y al cierre de ayer lo hacía en 6,11%, hay muchísimo valor ahí y muy poco riesgo duration. El Centenario rendía en enero 6,96% y ayer cotizaba en 8,22%, si bien las tasas largas en USA son un tren de frente, estos bonos están han sido muy castigados y también hay muchísimo valor ahí. El mercado de bonos en cualquier lugar del mundo quiere para el corto plazo saber que hay cero probabilidad de default y precisamente el anuncio de los u$s 50.000 millones corrobora dicho escenario: ¿fiesta en renta fija?

- Tercero, con este blindaje se cierran las necesidades de financiamiento hasta pasadas las presidenciales del 2019, lo cual le permitirá al Gobierno encarar un proceso de reelección con billetera necesaria para seguir con su plan populista, aspecto que será festejado por una nación con alta tendencia a premiar consumismo sin mirar el largo plazo y no se confundan, los mercados también son así, la certeza del corto plazo superará ampliamente cualquier incertidumbre posible pasadas las elecciones 2019.

- Cuarto, el Peronismo en este contexto es un gran perdedor, por lo que se reducen sus chances presidencialistas en 2019, una razón más para que Wall Street que vendió todo en mayo, compre todo nuevamente en junio.

- Quinto, el BCRA dejará de financiar al Tesoro, lo cual es una excelente y contundente noticia anti-inflacionaria, quizá de los más importante de este paquete, permite limpiar a futuro el balance del BCRA y juega en dirección a reestablecer una confianza totalmente amedrentada desde el 28D, otra buena noticia que festejará Wall Street a partir de mañana. Sin embargo, bajo este escenario el Tesoro debería vender dólares para financiarse y me pregunto si en ese caso, no volvería el atraso cambiario: ¿cuál es el nuevo equilibrio del dólar?

- Sexto, en este contexto parecería que el BCRA retoma su intención anti-inflacionaria con metas para 2019 de 17%, 2020 de 13% y 2021 de 9%, veremos los detalles de cómo intentará lograrlo.

- Séptimo, si bien todavía no se explicitaron detalles, parecería que el BCRA rápidamente comenzaría a desactivar Lebacs, limpiando su balance, me imagino con cancelaciones del Tesoro financiadas por los nuevos dólares que vienen del FMI, sin embargo, no queda claro todavía el financiamiento del déficit cuasi fiscal a futuro.

- Octavo, parecería que el BCRA dejará de comprar dólares por reservas, lo que implicará que no tendría la obligación de sacar pesos de circulación ante el ingreso de los stocks, lo que claramente ayudaría a alivianar la presión sobre las tasas en pesos, bien ahí también.

20 de junio: ¿Argentina entra a emergentes? Si bien estoy escribiendo esta nota a minutos de los anuncios y por lo tanto, sin tener a disposición todos los detalles, claramente para el corto plazo es una gran razón de festejo para los mismos mercados internacionales que nos vendieron en mayo. A esto habría que agregarle en este contexto, una altísima chance de que Argentina el 20 de junio sea ingresada a la categoría de mercados emergentes, lo cual, es otra razón mas para activar el rally tanto, de renta fija, como de renta variable. Sigo todavía sin entender a dónde quedaría el dólar en este contexto.

¿Y el mediano plazo? Como conclusión, el FMI le entregó a la Argentina un escudo protector gigantesco que permitirá al Gobierno navegar un difícil 2018 y 2019 de caras a elecciones que muy probablemente gane. Y después se viene otra vez el mediano plazo, pero para eso tendremos meses enteros de análisis. Los dejo con esta pregunta: ¿usaremos sabiamente esta chance que nos da el FMI o terminaremos como siempre dilapidando otra oportunidad más? La pelota está de nuestro lado, con este escudo hay tiempo y oxígeno para hacer lo que no se hizo en los primeros dos años de gestión del Presidente Macri. Anímese ahora Presidente porque si no lo hace nada de esto habrá servido y culminaremos estrangulados en 2022. No nos pasemos de rosca, esto claramente alivia la incertidumbre del corto plazo, pero no es más que eso, no hay nada más que festejar y por el contrario, es tiempo de reflexión de caras a la enorme tarea de corrección que este gobierno todavía no se atrevió a enfrentar. Ojalá mañana sea finalmente el primer día del cambio y que se haya culminado esta retórica y costosísima fábula amarilla.

 

* Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la posición de la UCEMA.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.