Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Ya no es pecado aparecer en una foto con un dirigente de diferente signo político

Imagen de Fernando Gonzalez

Fernando Gonzalez Director Periodístico

0

Por ahora son fotografías y son palabras. El viernes estuvieron juntos en Tucumán el presidente Mauricio Macri, el gobernador local, Juan Luis Manzur, y el de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Un día después, en Jujuy, a la postal del carnaval se sumaron el mandatario anfitrión, Gerardo Morales, y el ex candidato presidencial, Sergio Massa. Esa misma mañana, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, afirmaba que podía respaldar en el Congreso la propuesta argentina a los holdouts si el Gobierno mostraba una actitud comprensiva con las provincias opositoras.

Y ayer, el salteño Urtubey volvió a sorprender con una frase contundente: "No soy macrista, pero en dos meses en Salta se consiguieron más cosas que en los últimos ocho años".

El mensaje de Urtubey tenía un destinatario perfectamente claro. Se refería a los ocho años de gestión de Cristina Kirchner, con quien siempre mantuvo una relación distante y plagada de recelos mutuos. Lo cierto es que la épica de la confrontación, que tiñó la década kirchnerista, le ha dado paso a una tendencia política diferente.

Los gobernantes de distinto signo político han vuelto a dialogar sin tensión y ya no temen perder la identidad por el pecado de mostrarse juntos. No hay ingenuidad en el caso del peronismo porque los dirigentes mencionados apuestan a mostrarse como los referentes de un nuevo liderazgo.

De todos modos, es saludable que la concordia y los nexos de Estado se transformen en moneda corriente de la Argentina de estos tiempos, al menos hasta que las elecciones legislativas de 2017 estén en el horizonte.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar