Violencia y sociedad

Solo se trata de mirar los diarios de la mañana, para constatar que vivimos en una sociedad violenta. Es cierto que la que nos preocupa -esa que no nos deja dormir en paz- es la que está a la vuelta de la esquina, pero violento está el mundo.
El mundo de la aceptación, de la no discriminación, que propone que todos somos iguales: ricos o pobres, blancos o negros, jóvenes o maduros, es el mismo mundo en el que los niños no son respetados, en el que los adultos mayores molestan, en el que pensar de una forma diferente a la políticamente correcta, es delito. Ese mundo, nuestro mundo, hoy es violento. Un mundo tapizado de guerras, explotación, esclavitud, trata de personas, humillaciones.
La violencia de acá a la vuelta nos preocupa, la violencia hacia las mujeres nos preocupa, la violencia resultado de la droga (el consumo y más el negocio) nos preocupa, la verbal, la política, la de los hogares que ya no son hogares porque han dejado de ser refugio para convertirse en campo de batalla.
Los seres humanos siempre hemos sido violentos, quizá los que mejor lo entendieron hayan sido los liberales del siglo XVIII cuando incubaron ese apotegma de los derechos de cada uno terminan donde empiezan los derechos de los demás entonces los demás, ese demás que me toca, ¡es mi límite! Si el otro es límite de mis derechos, la única forma, mi única forma de tener más derechos, es pasar por encima de los derechos de los demás.
Hay muchas formas de ejercer la violencia, pero la violencia es una sola y se manifiesta de una sola manera: falta de respeto hacia el otro. El otro mismo, su forma de pensar, de sentir, de ser, de comprender, de vivir, de creer. El mundo está violento, porque cada uno pretende ser lo que no es, sentir lo que no puede sentir, creer lo que imagina debe creer, merecer lo que objetivamente no puede merecer.
Quizá el mundo no está violento, sino que cada uno de nosotros esté violento. Posiblemente tengamos que empezar por nosotros mismos para entender, de qué se trata eso de la violencia.
Queremos profundizar en este tema que tanto afecta a la sociedad actual el próximo 16 de octubre en el Congreso Violencia y Sociedad. En el mismo, referentes de distintas fuerzas políticas expondrán sus propuestas para combatir este flagelo desde el Estado, en caso de llegar o permanecer en el poder. Desde el CERI (Centro para el Estudio de las Relaciones Interpersonales) de la Universidad Austral y a la luz de la experiencia y los conocimientos de panelistas destacados, hablaremos sobre esas manifestaciones de violencia a nivel doméstico, social y el rol del estado ante esta problemática de la que no escapa ningún sector de la sociedad. La cita es desde las 9am en la Legislatura Porteña.
Noticias del día