Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Vidal y Baradel necesitan un acuerdo que sea provechoso para los dos

A la administración de María Eugenia Vidal no le resultará fácil sacar la sortija en la calesita docente. Ayer acercó a los sindicatos una propuesta ambiciosa, con la que busca no solo resolver el conflicto actual sino despejar también el inicio de clases de los años que le restan hasta el final de su mandato. La iniciativa combina un objetivo de gestión que considera clave, como es la disminución del ausentismo entre los maestros, con una prerrogativa que todos los gremios incluyen en su negociación: la recuperación del poder de compra del salario. Donde la sintonía todavía está lejos es en la ponderación que tienen estos elementos en un potencial acuerdo.

El piso que garantiza la provincia para este año subió a 20% en tres tramos. La mejora es una evidencia más de que la meta de inflación de 17% tiene menos defensores. Eso no significa que el objetivo del Banco Central haya quedado fuera de la aritmética de la negociación. Si en el segundo semestre la variación de los precios se acerca a 1%, los docentes bonaerenses tendrán una mejora real durante ese período. Incluso en el acumulado del año estarían recibiendo cerca de 22%, un número más en línea con las proyecciones de los analistas privados.

Roberto Baradel no está dispuesto aún a avalar una propuesta de este tenor. Es que el 17 de mayo enfrenta una elección interna clave. Ante el riesgo de perder la conducción de Suteba ante la combativa Romina del Pla, decidió ir por una nueva reelección. El equipo de la gobernadora sabe que un cambio de mando en el gremio puede echar para atrás todo lo negociado.

La Provincia decidió ofrecer para los años que siguen, la inflación más un 10%, y un premio anual superior a un salario (algo así como un segundo aguinaldo) si se logra reducir el ausentismo del actual 17%. No son malos números para discutir en un país normal. Pero Buenos Aires tiene demasiadas pulseadas cruzadas como para ilusionarse rápido. Vidal y Baradel necesitan un acuerdo que luzca provechoso para los dos. En esa senda van.

 

Más notas de tu interés

Comentarios2
Raul Nieto
Raul Nieto 18/04/2017 11:36:02

Si lo que expresa Baradel es el reflejo de los docentes el problema son los docentes que no son capaces de ver sus ingresos en relacion al resto de los argentinos Administrar pobreza lo mas dificil

A Puccio
A Puccio 18/04/2017 12:23:10

También los funcionarios deberían ver sus ingresos en relación con el resto de los argentino, y no lo hacen.