Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Vidal busca una reparación presupuestaria que le ayude a quebrar la maldición bonaerense

Imagen de FERNANDO GONZÁLEZ

FERNANDO GONZÁLEZ Director Periodístico

0

La gobernadora María Eugenia Vidal quiere impulsar la obra pública

La gobernadora María Eugenia Vidal quiere impulsar la obra pública

La política argentina tiene una leyenda maldita que se mantiene a través de los años. Ningún gobernador de Buenos Aires llega a presidente, dice el proverbio marcado a fuego entre los habitantes del poder. Y algo debe haber porque no pudieron el intransigente Oscar Alende, ni los peronistas Antonio Cafiero, Felipe Solá, Daniel Scioli ni Eduardo Duhalde, quien sólo pudo llegar a la Casa Rosada después del estallido del 2001 y a través de un acuerdo parlamentario. Porque, por los votos, no hay bonaerenses todavía que hayan podido pegar el salto.

Lo cierto es que, aunque a la política le caigan bien los acertijos, la realidad indica que las gestiones de los gobernadores bonaerenses no han sido eficaces como para que la sociedad los premie luego con la Presidencia. La provincia más extensa y poblada del país es la más insegura y tiene los bolsones más numerosos de pobreza. Fue Duhalde el que logró que Carlos Menem le cediera un fondo de reparación histórica de 650 millones de dólares anuales. Pero los Kirchner volvieron a postergar a Buenos Aires, posibilitando el triunfo de María Eugenia Vidal.

Con estos antecedentes, la gobernadora se lanzó de entrada a presionar por la reactivación del fondo para el conurbano bonaerense y sumarle el reclamo de las partidas que nunca fueron actualizadas. Ese es el pedido que le hará a la Corte Suprema en busca de un suplemento presupuestario con el que pueda hacerle frente a la emergencia de la infraestructura. Si Vidal logra su propósito y, a la luz de la imágen positiva que le auguran las encuestas, tal vez hasta tenga una chance de quebrar la historia maldita que arrastran los gobernantes bonaerenses.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar