Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Venezuela y el Mercosur: se abre un debate

El Cronista Comercial publicó, en su edición del 14 de julio último, una columna de opinión de Roberto García Moritán, con quien coincidí durante muchos años en materia de política exterior, y que fue un protagonista importante, como colaborador de Jorge Taiana, de la Cumbre de Mar del Plata que puso fin al Alca, en 2005.

Allí se logró terminar con las aspiraciones de George Busch (h) de disciplinar a América Latina y el Caribe en su lucha por competir con China con alguna posibilidad de éxito en la disputa por ser actor principal del mundo del Siglo XXI.

Mucha agua parece haber corrido bajo el puente. Me cuesta reconocer las posiciones de este García Moritán como las de aquel que traté desde mediados de los 90 y hasta 2010.
Veo perder enfoques políticos objetivos por intencionalidades políticas para justificar e impedir que la República Bolivariana de Venezuela asuma por segunda vez desde su incorporación al Mercosur, la presidencia pro tempore que le corresponde según reglas internas pre establecidas.
Afirma, sin dar datos objetivos, que Venezuela "no representa los valores que implica la democracia y el respeto a los DDHH".

Que yo sepa, en Venezuela funcionan los tres poderes republicanos, el legislativo con amplia mayoría opositora a Nicolás Maduro después de una elección de mitad de término hace unos pocos meses, y está en marcha un proceso de plebiscito revocatorio de acuerdo a lo establecido en la Constitución Bolivariana.

Los presos que existen, como en todo país, están acusados por hechos delincuenciales y no por posiciones políticas o ideológicas, y están en proceso judicial, aunque no le gusten a García Moritán.

Dicho sea de paso, no leí ninguna preocupación suya por la detención sin sentencia de luchadores como Milagro Sala y doce de sus compañeros de la Tupac, tampoco por la reciente represión a los trabajadores del Ingenio Ledesma, también en una provincia Argentina como Jujuy.
En su artículo dice que hubo "años de condescendencia del Mercosur con el espiral de excesos pocos democráticos del gobierno venezolano".

Esta afirmación es sumamente delicada, teniendo en cuenta que en el Mercosur todas las decisiones se toman por consenso. ¿Esta diciendo que los gobiernos de todos los países miembros fueron cómplices en la supuesta violación de los tratados? No parece ser una apreciación lógica de un diplomático avezado como él.

Creativamente, y en mi opinión en un gesto poco responsable, dice: la "transferencia de la Presidencia por principio de rotación alfabética no debe ser automática", incorporando así nuevas ideas no aprobadas ni en vigencia en Mercosur, cuando ningún país pidió formalmente la aplicación de la Carta Democrática, mas allá de algún que otro desafortunado discurso político sin pasos diplomáticos concretos.
Debemos hacer los máximos esfuerzos para preservar el proceso de integración desarrollado estos 25 años, desde la fundación de Mercosur.

Para ello no debemos ideologizar a nuestro antojo los posicionamientos, menos cuando en la región se están viviendo situaciones particulares, forzando elementos constitucionales con fuertes cargas e intencionalidades políticas, como en el caso de Brasil, donde se inicia un proceso de juicio político a la Presidenta Dilma Roussef sin que hasta ahora aparezcan con claridad las motivaciones objetivas para disparar ese procedimiento extremo, y sí mucho interés de un vicepresidente como Temer que construyó, como diríamos en la Argentina, una rosca política mayoritaria con políticos sospechados de actos de corrupción para destituir a un gobierno legítimamente electo.
Evitar una fractura de Mercosur, seguir desarrollándolo y profundizando sus acuerdos, es una responsabilidad del poder político y diplomático. Facilitar la incorporación plena de Bolivia va en ese camino.

Lo deberían saber los diputados y senadores brasileños, que tiene trabada la aprobación del Protocolo de adhesión ya aprobado por el resto de los socios.
Dice García Moritán: "Es de esperar que Venezuela reflexione". Yo me pregunto:¿Quién debe reflexionar? Deberíamos avanzar prontamente hacia una reunión del Consejo del Mercado Común y hacer el traspaso de la Presidencia sin demora.

De no ser así, podremos estar retrocediendo en un momento en que se hace fundamental consolidar la integración regional, desarrollar el mercado ampliado, coordinar políticas macroeconómicas y aceptar competitivamente los desafíos que nos impone un mundo con profunda crisis y en recesión, con lógico achicamiento del intercambio comercial.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Dennis Fields
Dennis Fields 23/07/2016 06:17:56

estoy convencido que el autor no tiene la minima idea de lo que sucede en Venezuela.