DEBATE

Unicaba: revolución educativa

El futuro de un país depende esencialmente del nivel de su sistema educativo. Es decir, que la Argentina del 2040 y del 2050 va a depender del nivel educativo que podamos generar hoy. Si queremos tener un país rico, desarrollado, equitativo y con pobreza cero no hay otro camino que el de generar una educación de excelencia para todos los argentinos. Este cambio es urgente y necesario, es lo que denomino la "Revolución Educativa" y, esa Revolución Educativa que implica que la educación de excelencia llegue a todos y a cada uno de los argentinos independientemente de su condición socioeconómica, es el cambio clave y fundamental para lograr la transformación del país.

En este sentido, el camino para lograr un país desarrollado es definitivamente centrarse en la gente, la clave es la gente, y no hay mejor forma de centrarse en la gente que con la educación a través de la cual vamos a poder desarrollar el capital humano.

Es muy importante concientizar sobre la importancia de la educación y el capital humano en la creación de riqueza de un país, ya que no existe ningún otro recurso tan valioso como el capital humano que claramente vale más que todos los recursos naturales de este mundo.

El capital humano es el valor agregado que aporta el hombre transformando la realidad que lo rodea en un escenario de mayores y mejores posibilidades. Es decir, es lo que el hombre aporta con sus capacidades transformando la realidad preexistente, lo que el hombre hace con las cosas. Entonces, el capital humano es el principal de los recursos que ni el petróleo, el campo, el oro, ni ningún otro recurso natural se acerca en importancia, deberíamos concentrarnos en lo fundamental y darle a la educación el primer lugar. Si esto no ocurre es porque no hay una conciencia clara sobre la verdadera importancia del capital humano o porque los políticos priorizan el corto plazo y los problemas coyunturales por sobre los objetivos de largo plazo y el desarrollo del país.

La educación necesita muchos cambios. No podemos seguir con una educación basada en los paradigmas del siglo XIX, sino que debemos tener una educación moderna, centrada en la creatividad, valorizando y alentando la innovación y el emprendedurismo. Debemos tener un sistema educativo que eduque para pensar, para cambiar, para innovar y para crear; para crear nuevas empresas, nuevos conceptos, nuevos negocios y nuevos productos. Crear empresas es crear trabajo, crear riqueza, es crear desarrollo. Es decir, que el objetivo debe ser educar para crear trabajo y no para conseguir uno.

Finlandia es un país con muy pocos recursos naturales pero que, gracias al nivel de su capital humano, es un país desarrollado y rico, con altos niveles de equidad y bienestar para su población. Este país se encuentra desde hace años en los primeros puestos de los exámenes PISA, y es líder en el mundo en lo que a educación se refiere. Finlandia centró su reforma educativa en los docentes, elevando la carrera docente a nivel universitario y convirtiéndola en algo exclusivo desde el punto de vista intelectual. Lo que han hecho es prestigiar la carrera docente, transformándola en un "aspiracional" con lo cual muchas de las personas más talentosas quieren ser docentes.

El proyecto UniCABA que ayer se aprobó en la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, es un primer gran paso que da la Argentina hacia la Revolución Educativa.

Tags relacionados

Más de Columnistas