U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Una muestra del descontento social que requiere una lectura adecuada

Una muestra del descontento social que requiere una lectura adecuada

El talón de Aquiles de la gestión de Mauricio Macri ha sido, hasta el momento, su política antiinflacionaria. A lo largo de su gestión, la suba de precios acumuló un alza cercana al 80% y, según reconocen en la propia Casa Rosada, seguirá el camino ascendente durante los próximos meses.

Si bien los salarios también crecieron durante ese lapso, se produjo una pérdida de poder adquisitivo que alcanza un pico por estos tiempos en los que la inflación corre por efecto de la devaluación y el sueldo, en muchos casos, aún camina al ritmo pausado que se fijó a comienzos de año, cuando ya se dudaba del 15% que establecían las metas oficiales.

Esa realidad, que hoy admite hasta el propio presidente Mauricio Macri, fue la que llevó a reactivar planes como los de Precios Cuidados y Ahora 12 para morigerar el impacto en el bolsillo y darle oxígeno a un alicaído consumo. Pero también es la que da sustento al reclamo de la CGT, que ayer se hizo notar con el alto acatamiento que tuvo el paro en todo el país, garantizado por la adhesión de los gremios del transporte.

Y más allá de que movimientos opositores aprovechan la ocasión para expresar sus diferencias políticas con el Gobierno y hasta exhibir un peligroso afán desestabilizador, como lo hizo el sindicalista ferroviario Rubén Sobrero, es necesario que la administración nacional perciba el reclamo que transmite la sociedad cuando observa que la principal preocupación que la aqueja, según revelan mes a mes todos los sondeos, no encuentra la solución esperada por parte de sus gobernantes.

La inflación golpea a los trabajadores, pero más aún a quienes no tienen empleo y a la gran masa de argentinos que se mueve en la economía informal. Ponerle freno es tan vital para el crecimiento socioeconómico como ordenar las cuentas fiscales. Es un desafío que el Gobierno debe resolver para que la actividad se recupere y el país deje atrás la imagen de calles vacías y cortinas bajas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar