Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una fecha emblemática que alienta la versión de una visita conjunta a la ex ESMA

Una fecha emblemática que alienta la versión de una visita conjunta a la ex ESMA

Abundan los gestos de diferenciación de Mauricio Macri respecto de Néstor y Cristina Kirchner. El viaje a Davos y la visita de Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, afirman la dirección opuesta a las alianzas del matrimonio peronista.


Precede a la visita el anuncio en la página oficial de la Casa Blanca respecto a los motivos de la gira. "Hablar de la agenda de reformas del presidente Macri y reconocer su contribución en la defensa de derechos humanos en la región" son las primeras razones en esa lista. La frase refiere al apoyo de ambos a los reclamos de la oposición en Venezuela, entre ellos la liberación de Leopoldo López, diputado opositor. Nada dice del pasado reciente y la fecha elegida para venir, aunque la idea sobrevuela la Casa Rosada desde donde se argumenta que los Derechos Humanos no son exclusivos del kirchnerismo ni tampoco lo son sus símbolos aún cuando los hayan puesto en valor.


Obama llega a Buenos Aires el día anterior a la conmemoración de los 40 años del golpe de Estado más cruento de toda la historia de la Argentina. Y el jueves 24 movimientos sociales, políticos de izquierda y de todas las vertientes del kirchnerismo (La Cámpora a la cabeza con su estructura), convocan a la que pretenden sea la mayor movilización que se haya visto y no solo por la fecha sino como muestra de poder territorial contra el macrismo. La disputa por la Plaza de Mayo (donde ayer hubo roces con la policía que casi impiden por primera vez la habitual ronda de las Madres de Plaza de Mayo) no es novedad cada Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia.


Que la calle y la imagen del próximo 24 de marzo no sean privativos de la oposición es una de las preocupaciones del Gobierno nacional que prepara una serie de actividades para conmemorar la jornada a nivel nacional. El kirchnerismo y distintos organismos expresan su temor a que se frenen juicios de lesa humanidad o se liberen u otorguen prisiones domiciliarias a aquellos que cumplen condena. "Profundizar el trabajo, mantener el compromiso ético con la memoria, la verdad y la justicia" fue una afirmación pronunciada ayer por el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj. Bajo su coordinación en la ex ESMA preparan una serie de actividades artísticas y culturales. En paralelo Mauricio Macri ha dado instrucciones para combinar su agenda con la de Barack Obama lo que llevará, según fuentes de la Rosada, por lo menos los próximos diez días.
La fecha del viaje de Obama ha hecho pensar a algunos funcionarios en promover un gesto más fuerte (y probablemente no exento de polémica) como la posibilidad de una visita de ambos jefes de Estado al emblemático espacio ubicado en el barrio de Núñez. La foto, sin dudas, tendría impacto mundial y buscaría opacar la movilización a la Plaza.


Lo han dicho a El Cronista un par de fuentes aunque en un despacho cercano al Presidente aseguraban con sorpresa que por ahora "no hay nada de eso". El primer 24 de marzo de Kirchner fue emblemático. El entonces Presidente pidió perdón "en nombre del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de Democracia". Ese día sumó adhesiones y selló un pacto con la mayoría de los organismos de Derechos Humanos al tiempo que iniciaba un camino de polémica con otros sectores políticos y de la sociedad.


No es novedad que Macri quiere cambiar el rumbo también respecto a los Derechos Humanos y marcar distancia al punto de no recibir a las Abuelas de Plaza de Mayo por falta de tiempo. En su lugar la audiencia la tuvieron con su jefe de gabinete Marcos Peña.


De aquel "conmigo se acaban los curros de los derechos humanos" que marcó su postura en un reportaje a La Nación, Macri pasó este lunes 15 a recorrer, muy temprano en la mañana y sin avisar a los medios, el lugar donde funcionó la Escuela de Mecánica de la Armada reconvertido en un Espacio de la Memoria al que dicen que quieren "deskirchnerizar". Croquis a mano alzada del lugar figuran a lo largo de las páginas del Nunca Más, investigación que concentra los datos recogidos por la Conadep, Comisión Nacional por la Desaparición de Personas, en los primeros años de la recuperada Democracia, cuando todavía había miedo y cuando muchos no se animaban aún a denunciar.

Los grupos de tareas que actuaron en la entonces ESMA, bajo el mando del almirante Emilio Eduardo Massera, cometieron muchas de las mayores atrocidades investigadas aunque, por las aspiraciones políticas del ‘Almirante Cero’, también dejaron con vida a más sobrevivientes que otros centros clandestinos por lo que sus testimonios contribuyeron en los procesos judiciales muchos de los cuales aún continúan.


Allí mismo Macri participó de la reunión de gabinete del ministro de Justicia Germán Garavano y visitó el predio junto al jefe de la cartera, a Avruj y al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. Estuvo incluso en el sitio donde funcionó una de las mayores maternidades clandestinas en el marco del Plan Sistemático de Robo de Bebés que probó y condenó la Justicia durante la gestión K. Allí nacieron los hoy diputados nacionales Juan Cabandié y Victoria Donda entre decenas de niños. Ambos fueron apropiados y sus padres continúan desaparecidos. Parte de la investigación por el robo de niños, en el marco del plan represivo, la llevó adelante el ex juez Guillermo Montenegro, luego designado por Macri ministro de Justicia porteño y hoy embajador en Uruguay.


Las diferencias de postura y los enfrentamientos merecerían sin dudas un análisis aparte, lo que no es motivo de esta nota sino las señales que anticipan una posible invitación a Obama a la ex ESMA. En ese marco ayer hubo tal vez lo que podría interpretarse como otra señal a los organismos y víctimas del terrorismo de Estado, con los que Cambiemos busca un vínculo, aunque distinto al anterior. A través de su abogada y como querella, la Secretaría de Derechos Humanos pidió al Tribunal Oral Federal 5 que los delitos de lesa humanidad cometidos en la órbita de la ex ESMA sean considerados como un "genocidio".

Más notas de tu interés

Comentarios1
Están Espiándote
Están Espiándote 19/02/2016 10:27:42

¿A quién le importa lo que haga el Mac.ri? Cristina no se ocupó de rivales políticos porque ellos compiten por un poder vacío, el enemigo es el que ejerce el poder real que ahora roba a dos manos mientras el inút.il de Macri distrae con pelot.udeces