U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Una comunicación imperfecta puede erosionar el prestigio de Argentina en el G20

Imagen de PATRICIO MATEO CARMODY

PATRICIO MATEO CARMODY Doctor en Relaciones Internacionales.

0
Una comunicación imperfecta puede erosionar el prestigio de Argentina en el G20

El estar organizando el G20 este año en Argentina, debería dar a la administración Macri un gran sentido de urgencia para explicar con claridad su visión de desarrollo económico. Sin embargo, el gobierno no parece estar urgido en hacerlo.

El no abordar este desafío intelectual y de comunicación en forma convincente, puede erosionar el prestigio de la Argentina como líder del G20. En efecto, se puede afectar la credibilidad de nuestros equipos técnicos y políticos que trabajan en el G20 para aportar propuestas y soluciones a los grandes desafíos del desarrollo a nivel mundial.

Ante la llegada de cientos de expertos internacionales en materia de desarrollo, de potencias establecidas y emergentes, hay que estar preparados para explicar en forma convincente la visión del gobierno.  Y aunque es probable que, como decía Winston Churchill, “los hechos son mejores que los sueños”, debe también construirse un espacio para manifestar sueños.  Pero debe existir una cierta  compatibilidad y coherencia entre los diferentes  hechos que se observan en materia económica, y los  sueños que se expresan en términos de desarrollo. 

Así, hay dos sueños expresados continuamente por el gobierno que parecen ser incompatibles. Estos son el generar un crecimiento estable de 3% a lo largo de 20 años, y el de poder materializar una “Pobreza Cero”.  La evidencia mundial indica que no hay ejemplos de países que logren sacar a importantes porcentajes de su población de la pobreza, sin crecimientos de al menos 7% del PBI anual.  China e India son ejemplos de esto, pero también lo fue Brasil durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, y el primer gobierno de Lula.

Hay otro sueño expresado por el gobierno, “la unión de los argentinos”, que para cumplirse, debe estar motorizado por una visión de desarrolllo sustentable e inclusiva. Si esta visión no se conceptualiza y materializa en los hechos, se disminuirán dramáticamente las posibilidades de fortalecer la soñada “unión”.  Si no se logra demostrar que el modelo de desarrollo que se tiene en mente es inclusivo, socialmente y geográficamente, y que no sólo beneficiará a una minoría de ciudadanos, la soñada “unión”, seguirá siendo sólo un sueño. Esto se torna simbólicamente  importante en cuanto al G20, ya que el lema elegido para el evento es justamente: “construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sustentable”.

Considerando los temas prioritarios escogidos por la Argentina para el G20, es útil estar preparados para explicar algunos hechos relacionados y relevantes. Al enfocarnos en el financiamiento de la infraestructura para el desarrollo, no sería descabellado que algún experto pregunte qué proporción de la deuda pública internacional contraída por la Argentina en los últimos dos años está siendo invertida en infraestructura.  Considerando que la deuda externa  pública ha aumentado en más de 70 mil millones de dólares en dos años (equivalente a 12% del PBI), no sería ilógico que algún especialista pregunte cúanto de estos empréstimos fue a financiar proyectos de infraestructura, y cúanto fue a pagar gastos corrientes.

Otro de los temas seleccionados por la Argentina para el G20 es la seguridad alimentaria sustentable. Son importantes los aportes que la Argentina puede realizar en el suministro de alimentos a nivel global. Pero en los hechos, las exportaciones de productos primarios han disminuido en un -5.6% en 2017, y las manufacturas de origen agrícola-ganadero en un -3.6%. Sería factible preguntar, más allá de inundaciones y sequías,  cuál es la  prioridad que este gobierno le da a las exportaciones, en particular a las de origen agrícola-ganadero, y cuál es el rol de las exportaciones en nuestro modelo de desarrollo. ¿Pueden éstas evolucionar del menos del 10% del PBI que  hoy representan, a un 15% o 20%? Parecen ser preguntas válidas.

 

Como lo indican estos ejemplos, es importante delinear una visión de desarrollo, que pueda ser explicada en forma convincente en el ámbito global del G20. Esta visión debe ser compartida por los empresarios argentinos en el Business 20 (B20), y por los intelectuales locales en el Think-Tank 20 (T20), ya que también interactuarán con colegas extranjeros. Para fortalecer realmente nuestras relaciones económicas internacionales, los visitantes al G20, deberían marcharse del país con una clara idea de cuál es la visión de desarrollo que tiene la Argentina.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar