Sábado  26 de Septiembre de 2020

Una carta a mi profesión: basta de terraplanismo económico

Una carta a mi profesión: basta de terraplanismo económico
Imagen de Juan Ignacio Arroyo

Juan Ignacio Arroyo

Economista, especialista en cambio climático y ambiente

Como la mayoría de mis colegas, terminé la carrera de Economía sin entender que cualquier proceso productivo está sustentado por las leyes básicas de energía y materia que gobiernan la vida del planeta. Sin saber que vivimos en el Antropoceno, la era geológica en la que una especie, la humana, es capaz de alterar los ecosistemas y los equilibrios climáticos planetarios.

Me recibí sin comprender que los fundamentos detrás de la degradación ambiental son los mismos que explican la degradación social, y que la ciencia económica es hoy por hoy más parte del problema que de la solución. Creía que ejemplo de desarrollo al cual aspirar era Dinamarca, Suecia o algún país del Norte global. Como la mayoría de mis colegas, me gradué sin cuestionar el crecimiento económico infinito: era parte del terraplanismo económico. 

Hoy me encuentro en un proceso de transición entre mi formación académica y mi formación ambiental, que me obliga a repensar lo aprendido. En esta deconstrucción, entendí que mi sentido común era parte del asunto. Estas líneas pueden servir como guía introductoria sobre temas ambientales para economistas, con la convicción de que la Economía juega un rol clave en la transición que necesita nuestra sociedad. Debemos ser capaces de reimaginarla, para luego rediseñarla.

La economía “saludable” es terraplanista

Si hay algo que debe cerrar cualquier brecha entre economistas de todas las ideologías es entender que un sistema económico saludable garantiza la circulación constante de dinero entre los agentes, de forma tal que incremente el ingreso social. Esto es, garantizar un proceso virtuoso donde la generación de ahorro se canalice en inversiones productivas, que generen empleo y aumenten el ingreso social, que incremente la demanda y genere mayor excedente para retroalimentar ese proceso. Esto lo aprendemos desde que nos topamos con el famoso ‘Diagrama de Flujo de Ingreso Circular’ que nos enseñan en cualquier curso de Introducción a la Economía: 

La pandemia nos mostró lo que sucede con la actividad cuando el flujo de circulación se interrumpe: un círculo vicioso con impactos recesivos en la sociedad. No nos interesa que el dinero gire por el solo hecho de girar. El dinero media el intercambio de bienes y servicios, por lo que garantizar la salud del sistema económico implica asegurar la constante circulación de bienes y servicios.

Lo deseable es alimentar este proceso para que el ingreso sea cada vez mayor y la sociedad en su conjunto tenga más para repartirse. Dependiendo de nuestra ideología, las discusiones las tendremos en otro plano, como por ejemplo, cómo hacer para que este proceso virtuoso suceda y cómo repartir la torta. Pero sin dudas, mientras más grande sea la torta, mejor. Hasta acá, la ortodoxia y la heterodoxia pueden convivir.

¿Cómo se alimenta este proceso? ¿De dónde salen los recursos para alimentar esa cadena productiva? ¿De dónde proviene toda la materia y energía que lo sustenta? ¿Qué impactos genera ese proceso en su entorno?

Cuando se intenta responder estas preguntas, la noción de economía saludable tiende a ser tan ridícula como la defensa del terraplanismo.

Cualquier cadena productiva comienza con la extracción de algún recurso, que es transformado en insumo para luego ser procesado y finalmente consumido. Luego de un tiempo -cada vez más corto-, será desechado o -con suerte- reingresado nuevamente a un flujo.

¿Recordás algo de las clases de Física del colegio?
Hay algo que se llama la ‘Segunda Ley de la Termodinámica’, que implica que todo cambio energético se produce desde estados de mayor energía a estados de menor energía. Es decir, en cada proceso de transformación de materia y energía se pierde energía útil.

¿Por qué es importante esto? Porque siempre que se produce una transformación de energía capaz de generar trabajo, parte de la misma se pierde en forma irrecuperable aumentando el desorden del entorno. Esto es lo que se conoce como entropía. Podemos entender a la civilización humana como un organismo que no para de crecer y demandar energía del planeta. El anhelo del humano de consumir cada vez más y más energía deriva en un incremento del desorden de nuestro entorno.

La bioeconomía de Georgescu-Roegen (1971) desarrolló una crítica radical a la economía desde la perspectiva de la segunda ley de la termodinámica. De allí emerge la concepción del proceso económico como una transformación productiva de masa y energía sujetas a la degradación irreversible de energía útil (que se manifiesta en última instancia en forma de calor) de todo proceso metabólico y productivo.

Este ineluctable proceso de degradación de la energía, magnificado por el ritmo acelerado de crecimiento económico, se manifiesta de forma más urgente en el calentamiento global del planeta por la creciente producción de gases invernadero y la disminución de la capacidad de absorción de dióxido de carbono, debida a los procesos de deforestación, llevando a la muerte entrópica de la vida en la Tierra (Enrique Leff, 1998).

“Esto lleva a plantear la pregunta sobre la posible sustentabilidad del capitalismo como un sistema que tiene el inescapable impulso hacia el crecimiento, pero que es incapaz de detener la degradación entrópica que genera” (O’ Connor, 1994). La ideología del desarrollo sostenible desencadena en un delirio y una inercia incontrolable de crecimiento (Daly, 1991). Este discurso monta un simulacro que, al negar los límites del crecimiento, acelera la carrera desenfrenada del proceso económico hacia la muerte entrópica (Leff, 1998).

De forma muy gráfica, este video muestra este proceso en un minuto.


Con esto en mente, la noción de un crecimiento económico infinito en un mundo con límites geofísicos no dista mucho de la idea de sostener que la tierra es plana, como dijo la activista Flavia Broffoni en este vivo. De todas formas, si seguimos así, la tierra va a quedar plana. No va a quedar nada.

Crecimiento económico infinito y terraplanismo

El crecimiento económico no es un capricho, sino una necesidad inherente de las economías actuales para repagar las deudas, reproducir el capital y no colapsar. Cuando una economía deja de crecer, entra en recesión, se rompen las cadenas de pagos y comienza a cortarse el “circuito virtuoso” de circulación del ingreso. En este sentido, un factor central en la necesidad de que el sistema crezca es el repago de los créditos con interés que lo sustenta, como exploro en este hilo.

El punto central es que existe una dicotomía intrínseca en la economía actual y es que necesita crecer para sobrevivir, pero ese mismo crecimiento pone en juego su propia existencia. Necesitamos economías que nos hagan prosperar, con la gente y el ambiente adentro, más allá de crecer o no. “Nuestro sistema económico ha sido diseñado para crecer, prospere o no. Lo que necesitamos, es diseñar una economía que haga que la sociedad prospere, crezca o no.” Kate Raworth, 2017.

Para esto, es necesario comprender que es falsa la dicotomía entre progreso y cuidado ambiental, porque cuidar al ambiente es progresar y no se puede progresar deteriorando las condiciones de vida de la población. No puede haber justicia social sin justicia ambiental.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-1,6575174,0000178,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-6,1667-152,5745
EURO0,038391,963491,9986
REAL0,061713,624313,6284
BITCOIN-3,224313.200,210013.207,8500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,405631,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-6,349229,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-5,882432,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000078,0078,00
CUPÓN PBI EN PESOS-6,00001,411,50
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-5,824049.596,5300
BOVESPA-1,4000101.016,9600
DOW JONES-0,800027.685,3800
S&P 500 INDEX-0,30263.400,9700
NASDAQ0,637511.358,9370
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,3912397,6588399,2204
TRIGO CHICAGO-0,5652226,2494227,5354
MAIZ CHICAGO-0,3593163,7730164,3635
SOJA ROSARIO-0,7215344,0000346,5000
PETROLEO BRENT-5,242739,040041,2000
PETROLEO WTI-5,559837,370039,5700
ORO0,00001.908,80000,0000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology