Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Una batalla que recién empieza

Imagen de JORGE SOSA

JORGE SOSA Editor general de Cronista.com

1

DYN01.JPG

DYN01.JPG

Unos minutos después que se anunciara la captura del prófugo Martín Lanatta, un abogado consultado por un canal de noticias se esperanzaba en que esa detención se convirtiera en el “el principio del fin” de la extensa persecución de los responsables de la causa conocida por ‘triple crimen’.

En realidad, debería esperarse que el desenlace de este operativo -que en la tarde de hoy se había dado por hecho que había terminado con la captura de los tres prófugos, pero luego hubo marcha atrás con la noticia y sólo se confirmó la detención de Lanatta-, sea “el fin del comienzo”.

Es decir, la resolución de un primer paso en la enorme batalla contra el narcotráfico, las complicidades político-policiales, la ineficacia y falta de material en las fuerzas que debe velar por la seguridad, así como en la Justicia.

La información parcial que se conoce hasta el momento sobre los pasos que dieron los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci desde su escape del penal de General Alvear, pone en evidencia una compleja trama de respaldos logísticos y complicidades que no será fácil desentrañar, y que ahora será el mayor desafío para la conducción de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

La derrota electoral de Aníbal Fernández en la provincia de Buenos Aires en 2015 reveló una vocación de cambio en el distrito de dimensión mucho mayor a la que venía auscultando el ámbito político, y una preocupación prioritaria sobre la inseguridad y la corrupción. Esa tarea pareció explotar en la cara de las nuevas autoridades con la insólita fuga de los hermanos Lanatta.

Con una ironía temeraria, Aníbal Fernández –salpicado por denuncias en este caso- bromeó que la captura de Lanatta se dio gracias a un “bache” (por el vuelco de la camioneta en la que escapaban) y no por el operativo policial.

El verdadero bache es el cráter institucional, el agujero negro  de la inseguridad por el que deberán responder muchos dirigentes políticos que aportaron su responsabilidad para llegar a la situación que vive hoy la Argentina.

Nota actualizada a las 18:59

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Horacio Benito Maidana
Horacio Benito Maidana 10/01/2016 12:07:09

Es la oportunidad de sentar en el banquillo a Jorge Lanata, Carrio y los del PRO para saber cuánto pagaron por la ayuda de Lanatta en la campaña