Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una apuesta al futuro

Imagen de JUAN CURUTCHET

JUAN CURUTCHET Presidente de Banco Provincia

1

Recuperar la imagen de la Argentina en el exterior fue quizás uno de los logros más significativos del presidente Mauricio Macri desde el 10 de diciembre. Está claro que no hay inversiones sin confianza. Y para eso resultaron clave algunas decisiones tomadas con mucha valentía política.

En forma rápida, pudimos cumplir con un compromiso de campaña que fue salir del cepo, unificar el tipo de cambio y consolidar una política cambiaria como la de más del 99% de los países del mundo. También con mucho esfuerzo logramos terminar con el default y volver a formar parte del mercado financiero.

La Argentina del futuro, con recuperación económica y generación de empleo, necesita financiamiento barato como el que tuvo el resto de los países de la región durante todos estos años en que nuestra nación estuvo fuera del mundo.

Insertar a la Argentina nuevamente en el mundo significa recuperar mercados que habíamos perdido. Y si bien falta mucho y aún el país está lejos de tener una vinculación comercial como la que tiene Chile, por ejemplo, es un avance que hayamos iniciado el camino hacia la integración.
Otra promesa de campaña que ya empezamos a cumplir es el Plan Belgrano. Se trata del proyecto de infraestructura más ambicioso de nuestra historia que intenta poner al Estado al servicio de la gente y no como hizo el gobierno anterior, que se pasó 10 años hablando del Estado cuando en realidad lo estaba desmantelando.

La Argentina tiene una presión tributaria asfixiante, quizás una de las más altas del mundo. Con este diagnóstico avanzamos en el alivio fiscal como llave para incentivar la inversión. Y lo hicimos justamente sobre el sector más golpeado por las políticas kirchneristas: las economías regionales.
Para esta gestión se trata justamente de lo contrario: son las locomotoras de la recuperación y por eso eliminamos las retenciones. El resultado fue más que oportuno; la agroindustria respondió invirtiendo como nunca antes en la historia. Los productores invierten, construyen, compran maquinarias y camionetas. Y una vez más este sector va a ser el que seguramente traccione al resto apoyado por las políticas públicas del Estado.

Septiembre va a ser importante en términos de la apuesta que hizo el Presidente de la Nación a la energía renovable, sobre todo a la solar y eólica. El 90% de la energía generada en el país durante la última década es contaminante. La Argentina tiene la doble necesidad de modificar su matriz energética: para cuidar el medio ambiente y porque además puede ser más competitiva en la generación de energía renovable.

Así como recuperamos la confianza en el mundo, en estos nueve meses también trabajamos mucho por recuperar el valor de la palabra. El Estado lo está demostrando con hechos concretos: las estadísticas públicas.

Hoy volvemos a creer en el Indec cuando nos dicen que la inflación sube y también cuando nos dice, como ahora, esta grata noticia de que la inflación está en declive y que empezó un camino y una tendencia inexorable hacia abajo.

Hablar con la verdad, como muchas veces prometimos en la campaña, también implicó contar cómo el gobierno anterior encubrió los verdaderos niveles de desempleo en la Argentina. Hoy las estadísticas públicas nos muestran que en la campaña estábamos en lo cierto cuando decíamos que la desocupación real de la Argentina rondaba el 10%.

Lo mismo ocurrió con el crecimiento. La Argentina creció mucho menos de lo que nos contaron en estos últimos 12 años. Gracias al sinceramiento de los indicadores estamos seguros que el año que viene la Argentina va a volver a tener un crecimiento en su nivel de actividad acompañado por una suba muy importante del empleo luego de cinco años sin que se creara trabajo genuino.
Se trata de un cambio cultural, tanto en la política como en la economía. El presidente Mauricio

Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal, y nosotros como equipo, tenemos la obligación de trabajar todos los días para poner a la Argentina de pie.

Es una apuesta al futuro. Al crecimiento sostenible en el tiempo y a sentar las bases del desarrollo productivo que genere empleos genuinos, de calidad y bien remunerados.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Mirta Gaggini
Mirta Gaggini 22/09/2016 10:46:14

Por favor! poner a la Argentina de pie? es broma, no? Lo que están haciendo es poner un pie sobre la Argentina (mientras la saquean y la endeudan).