Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Una CGT dividida puede ayudar a Macri a captar aliados para la reforma laboral

Por el tono que están alcanzando las declaraciones de los protagonistas, es difícil anticipar cómo terminará la pelea abierta y directa que comenzaron a librar Hugo Moyano y Mauricio Macri.

El jefe del sindicato de Camioneros cree que el malhumor social que provocaron los recientes aumentos de tarifas y del transporte potencian el clima de disgusto contra el Gobierno y por eso se animó a ir a fondo con una marcha a la Plaza de Mayo, aliado con parte de los gremios de la CGT que le responden y otras organizaciones más cercanas al kirchnerismo, como la CTA que encabeza Hugo Yasky.

El Poder Ejecutivo cuenta de su lado, esta vez, a los sindicatos denominados independientes y al sector de los gordos, que están de acuerdo en ir por la vía del diálogo y no quieren darle el gusto a su oponente de sentir que controla la central obrera.

 

Moyano está convencido de que la Casa Rosada lo quiere doblegar de cualquier manera. Mauricio Macri repite que no maneja a los jueces que investigan al camionero, ni a la UIF, que busca pruebas de lavado de dinero en sus vínculos familiares.

Por eso el jefe camionero no tiene problema en jugar más fuerte: ayer entró en un terreno delicado al sostener que el Gobierno está fracasando y le queda poco tiempo.

No fue una frase afortunada: se entregó en bandeja a los voceros oficialistas que lo acusarán de sumarse al declaracionismo destituyente como el que ejerció el ex juez de la Corte Eugenio Zaffaroni.

Moyano habla de la defensa de las paritarias y de rechazo a la reforma laboral, proyecto que todavía no entró en la agenda pública, y al que el Gobierno está dispuesto a suavizar y dividir si eso ayuda a su sanción. Al Poder Ejecutivo no le costará mostrar que la movilización del 22 de febrero tiene un trasfondo político. Y hasta es posible que una fractura de la CGT lo ayude a conseguir más fácil los aliados que necesita para la siguiente batalla legislativa. Ese es el dato que esperarán empresarios e inversores.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Alberto Maffei
Alberto Maffei 05/02/2018 12:02:43

bueno el analisis.