Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un nuevo acuerdo petrolero impacta más que la suma de brotes verdes

Un sendero de expectativas se parece más a un puente que a un camino. Para que los agentes económicos se atrevan a cruzarlo, tienen que percibir que hay suficientes pilotes como para no dudar de su solidez. Los gobiernos suelen creer que alcanza con usar los anuncios como base de esta construcción, pero a menos que se hagan de manera continua, hace falta más. La cuenta que hacen las empresas antes de decidir se compone con el saldo de tres preguntas clave: cómo estamos, a dónde vamos y cuánto trecho falta recorrer.

Hoy donde se está viendo que el horizonte todavía es corto es en la inversión y el empleo. En el primer caso, se avanzó en aquellos rubros donde el cambio de reglas generó condiciones de mayor competitividad (como en el agro y el sector de energías renovables). La ampliación de una planta o la radicación de una línea de producción depende más de la evolución de la demanda doméstica y del desarrollo de mercados externos. En estos casos, las empresas quieren certezas que se puedan mantener por varios años y es lógico que eso implique esperar con ansiedad el resultado electoral de octubre. Por esa misma razón, la creación de empleo en el sector industrial se va a dar a paso lento.

Hay otros indicadores que traducen síntomas positivos, como la venta de inmuebles, que alcanzó su mejor trimestre de los últimos cinco años. La actividad está estimulada tanto por el blanqueo de capitales como por el uso creciente de créditos hipotecarios. La venta de automóviles, en tanto, se desaceleró en abril pero sigue en alza (en los primeros cuatro meses el aumento acumulado supera 30%).

El mejor pilote que plantó el Gobierno en las últimas horas, no obstante, no es el plan para reconvertir planes sociales: es el acuerdo petrolero para bajar los costos de operación en Chubut, cuenca de la que se extrae el 30% del crudo local. Vaca Muerta es promesa, pero para el sector este consenso es un beneficio inmediato que puede incentivar la producción de petróleo y darle paz social a una provincia que siempre fue controlada por el peronismo.