Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un gesto de Moyano para descomprimir la situación interna

DYN09.JPG

DYN09.JPG

El congreso de la CGT Azopardo prorrogó hoy el mandato de Hugo Moyano al frente de esa entidad hasta el próximo 22 de agosto, cuando se concretará el proceso de reunificación cegetista junto a las centrales que comandan Antonio Caló y Luis Barrionuevo.

La decisión de Moyano de extender su jefatura se inscribe en un intento por descomprimir la disputa abierta entre los gremios que integran su propia central en torno a la definición del representante que postulará el sector para integrar la conducción de la futura CGT de unidad.

Si bien el camionero ya lanzó formalmente al titular de la Confederación de gremios del Transporte (CATT), Juan Carlos Schmid, como su candidato para la nueva cúpula cegetista, en los últimos días el dirigente de Uatre Gerónimo Venegas se autopostuló para disputar también ese cargo con el apoyo de un puñado de sindicatos, situación que en una creciente pulseada puertas adentro de la central moyanista.

Ante ese escenario, y la preocupación por el vacío que generaba el fin de su mandato cuando resta más de un mes para que se constituya la central reunificada, Moyano decidió mantener las riendas de su espacio y contener a su propia tropa.

“Hay que hacer el esfuerzo y dejar de lado todas las diferencias transitorias que pueda haber para poder conformar una CGT que represente a todos”, reclamó a sus aliados en medio del congreso que sesionó en el microestadio de Ferrocarril Oeste.

El jefe cegetista deslizó su apuesta por la constitución de una conducción tripartita al frente la futura central y, tras insistir en la necesidad política de “tener un movimiento obrero unificado”, volvió a cargar contra la administración de Mauricio Macri al advertir que “hoy vivimos una crisis complicada y profunda. Y un Gobierno que profundiza la crisis”, acusó.

Rato después ante las multitudinarias columnas de afiliados camioneros que lo despidieron frente al microestadio, Moyano se comprometió a “seguir en la lucha” más allá del fin de su jefatura sindical. “Vamos a seguir peleando por los derechos y los intereses de los trabajadores, sea quien sea con quien nos tengamos que pelear”.