Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un canalla y un represor

Esta será una mala semana para las personas que, en estos años, adhirieron al kirchnerismo principalmente por su política de derechos humanos. La culpa de que eso suceda se debe a dos personajes centrales del período político que terminó el 10 de diciembre: un canalla y un represor.

El canalla es Guillermo Moreno, quien el domingo sostuvo que el gobierno de Mauricio Macri era peor que la dictadura militar. "Videla tiraba a nuestros compañeros al mar pero no le quitó la comida a los argentinos", dijo Moreno. El represor es su socio comercial, el general retirado Augusto César Milani, a quien finalmente se le acerca el momento de rendir cuentas ante la Justicia, luego de haber sido protegido por el gobierno anterior pese a los sólidos indicios que existían sobre su participación personal en la desaparición de personas. Mientras el gobierno macrista encalla su propio barco en medio de contradicciones de todo tipo, el kirchnerismo no deja de mostrar a cada paso su peor rostro, para lo cual no necesitó nunca ayuda de sus enemigos mediáticos: hay algunas cosas, como se ve, para las que se bastan solitos.

La frase de Moreno es brutal por dónde se la mire y un cruel desafío para el mundo de artistas, periodistas, intelectuales y líderes de derechos humanos del kirchnerismo. Basta imaginar cómo reaccionarían si un referente macrista dijera que Videla asesinó gente pero no robó tanto como Cristina. Ni siquiera Jaime Durán Barba, cuando dijo que Hitler era un personaje fascinante, llegó a tanto. En estas lídes, Darío Lopérfdo ni siquiera califica. No solo es la versión más espantosa del "roban, pero hacen", transformada aquí en "asesinaban pero daban de comer". Además, refleja una ignorancia pasmosa por parte de alguien que tuvo un rol clave en la conducción económica del país: los indicadores sociales de la dictadura fueron catastróficos. La Argentina nunca se recuperó de los niveles de pobreza alcanzados en ese período, y todavía sigue sufriendo las consecuencias de un cambio estructural tremendo en su estructura productiva y en su nivel de endeudamiento. Es muy llamativa la absolución implícita de Moreno a la política de José Alfredo Martínez de Hoz.

Pero hay en esa frase una falsedad peor. No hay ninguna evidencia de que Moreno hubiera participado de la resistencia a la dictadura militar ni del largo derrotero para que los jefes de la dictadura fueran juzgados por la democracia. Cuando dice "Videla tiraba al mar a nuestros compañeros", Moreno se apropia de una historia que no es la suya. Quien mejor lo resumió fue Mariana Slemenson, hermana de un desaparecido: "Moreno, vos no sos compañero de los que tiraban al mar", escribió en las redes sociales.

La primera reacción, hasta el cierre de esta edición, ha sido vergonzante. Las personalidades más agresivas del kirchnerismo en las redes sociales han hecho silencio, esperando que pase el mal trago. Los sitios más activos en la denuncia de cualquier declaración vidriosa sobre la dictadura –diarioregistrado.com, por ejemplo– no reprodujeron la noticia. Lo mismo sucedió en la edición del lunes y en el portal de Página 12, durante todo el día. Los referentes de los organismos de derechos humanos y las habitualmente combativas organizaciones de hijos de desaparecidos no consideraron que debían emitir ninguna declaración, como tampoco lo hicieron las organizaciones culturales que han promovido durante meses el abucheo a Darío Lopérfido.

Como se sabe, hasta fines del 2013, Moreno fue uno de los hombres más importantes del gobierno de Néstor y Cristina Kirchner. En enero de 2007, encabezó la intervención al Indec que terminó generando papelones inolvidables de ministros cuando, simplemente, se les preguntaba cual era el nivel de la inflación o qué cantidad de pobres había en la Argentina. De esa locura, surgió una política antiinflacionaria errónea y negadora que generó infinitos problemas a su Gobierno y al país. En marzo de 2010, produjo uno de los hechos de mayor simbología fascista desde 1983: envió barras bravas a romper la presentación de un libro porque trataba, justamente, sobre el Indec.
A la distancia, resulta muy curiosa la tolerancia de tantos intelectuales al ataque a sillazo limpio contra un libro. Los barras bravas fueron identificados con nombres, apellidos, y números de legajo, pese a lo cual no fueron despedidos. Moreno fue ratificado, una y otra vez, en su puesto, por la presidenta y aplaudido en los actos proselitistas por la juventud K. Retrospectivamente, resulta inverosímil que semejante personaje haya tenido tanto poder. Escuchar sus talentosos stand ups televisivos es muy clarificador sobre algunas de las razones por las que Mauricio Macri llegó al poder.

La notable frase de Moreno llega en un mal momento para su socio, Augusto César Milani. La semana pasada, la Cámara Federal de Tucumán tomó tres decisiones que lo perjudican. Por un lado, anuló la falta de mérito dispuesta por el juez de primera instancia, y le ordenó que convocara a Milani a declaración indagatoria. Además, repuso al fiscal general Gustavo Gómez, que había sido el impulsor de todas las causas de lesa humanidad sobre lo ocurrido en la golpeada Tucumán de Antonio Domingo Bussi, durante la dictadura, pero fue apartado apenas se empezó a interesar por las denuncias contra Milani. Finalmente, resolvió que llegue a juicio oral el capitán retirado Esteban Sanguinetti, por la misma razón por la cual Milani había sido protegido. Sanguinetti era el otro responsable de la situación del soldado Agapito Ledo, el asistente de MIlani que desapareció durante la dictadura. En aquel momento, Milani firmó un sumario donde acusaba a Ledo de haber desertado. Si Sanguinetti está preso desde hace años, hay una sola explicación por la que Milani está libre: la protección de Cristina Fernández.

Estas noticias no merecieron lugares destacados en la prensa que siempre se los da a las causas por violaciones a los derechos humanos ocurridos durante la dictadura.

El derrotero del caso Milani es un caso lacerante para los sectores más idealistas y ciegos del kirchnerismo. Cuando fue designado como jefe del Ejército, el Centro de Estudios Legales y Sociales no difundió las denuncias que existían sobre su pasado: quien sí lo hizo fue Jorge Lanata en Periodismo Para Todos. Al conocerse los hechos, el Cels recomendó que Milani no siguiera en su puesto, pero Cristina no escuchó el consejo. Los organismos de derechos humanos más cercanos a la Rosada explicaron que no podrían expedirse hasta que no hubiera sentencia judicial, posición que contradecía la historia del movimiento, que hasta allí siempre había reclamado juicio y castigo a personas que no habían sido procesadas. Luego de haber sido desde siempre la referente de las Madres de Plaza de Mayo en La Rioja, la mamá del soldado Ledo fue marginada: Hebe de Bonafini nunca más le atendió el teléfono y terminaría abrazada con Milani en la tapa de la revista de Madres de Plaza de Mayo. La abogada de la familia Ledo fue despedida del Afsca, por Martín Sabatella, quien argumentó en un cínico comunicado que era una haragana. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, defendió una y otra vez a Milani mientras el Gobierno le otorgaba un inexplicable presupuesto a los militares para que volvieran a hacer inteligencia interna. En su última intervención pública, la ex fiscal Mónica Fein sostuvo que Milani podría estar involucrado en la muerte del fiscal Nisman.

La inminencia de la citación a Milani, y su posible detención, está destinada a reabrir estas heridas. En el 2011, las Madres de Plaza de Mayo recordaron el 24 de marzo con un acto en el Mercado Central muy demostrativo del deterioro de la lucha por la memoria histórica. Los oradores principales fueron Guillermo Moreno, Sergio Schocklender, quien llamó a Néstor Kirchner ‘el desaparecido 30.001’, y Amado Boudou. En actos posteriores, en el móvil de Madres, se subían un juez que ejerció durante la dictadura, un político que le había echado la culpa a los piqueteros de la muerte de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, y un periodista que había elogiado a los militares durante el mundial 78. Es indiscutible que el kirchnerismo impulsó los juicios a los militares. Pero, mezclado con eso, construyó una teoría según la cual quien fuera kirchnerista era perdonado por cualquier delito, y quien fuera crítico era castigado aun cuando hubiera denunciado a la dictadura.

Así, Milani pasaba a ser un combatiente y Magdalena Ruiz Guiñazú una colaboracionista, cuando las cosas habían ocurrido de manera exactamente inversa. Bonafini viajó hace unos días a Roma donde visitó a Jorge Bergoglio, otra personalidad a la que denunciaban por haber entregado sacerdotes a Massera y absolvieron luego de que ascendiera de obispo a Papa.

El kirchnerismo militante se envalentona en estos días ante los diversos dislates de la administración macrista. Difícil que lo entiendan a esta altura pero, tal vez, las dos historias, la del canalla y el represor, les ayuden a entender por qué el macrismo llegó al poder y celebra cada una de sus apariciones, y por qué, tal vez, el año pasado hayan perdido algo más trascendente e irreparable que una elección.

Más notas de tu interés

Comentarios9
Andres Escubilla
Andres Escubilla 12/06/2016 05:46:45

La justificación de los y de lo injustificable es en gran medida la explicación de porque Macri asumió

Aldo Guillermo Sueldo
Aldo Guillermo Sueldo 10/06/2016 03:39:20

Este muchacho es un papanatas. Su genuflexión a la billetera de Magneto, lo inhabilita como periodista y opinólogo. Hacer una evaluación del kirchnerismo por los dichos de Moreno es como hacer una evalución del Pro por los dichos de Duran Barba.

Martin Suarez
Martin Suarez 08/06/2016 02:40:21

Excelente nota y una triste realidad.

benedictodos800
benedictodos800 08/06/2016 04:14:46

LA LIBERTADORA EN MARCHA, LASTIMA VIDELA SIGUE SENTADO EN EL BAÑO JAJAJAJAJA

Alfredo Federico
Alfredo Federico 08/06/2016 12:28:50

este periodista alguna vez va entrar en el presente. el problema es que macri y su banda se estan robando el pais y vos lo sabes. corrupto!. no se te cae la cara de verguenza.

Gabriel Rodino
Gabriel Rodino 08/06/2016 12:00:18

El tiempo va a poner en evidencia lo caidos del catre que son aquellos que solo ven para un lado, siempremuy atrás de los acontecimientos, como tenenbaum. El día de mañana se pondrán a hablar de este gobierno, cuando sea tarde, como hacen siempre.

Nico Ruiz
Nico Ruiz 07/06/2016 01:10:03

clarin.com/politica/exorbitantes-Campora-manejaba-Fabricaciones-Militares_0_1591040923.html

Nico Ruiz
Nico Ruiz 07/06/2016 01:09:37

. . Otro de los hechos que el fiscal Taiano pidió investigar es la creación de una “cueva de twitteros K”, un área informal con empleados que cobraban hasta 35 mil pesos mensuales sólo para “operar” en las redes sociales a favor del kirchnerismo . . .

Buby Yan
Buby Yan 07/06/2016 11:21:57

Muy bueno!!!