USDA: freno a la escalada alcista y el clima será clave

En medio de un mercado convulsionado y con mucha volatilidad en las cotizaciones, por influencia del clima caluroso y seco en el medio-oeste estadounidense, el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) reveló su habitual informe mensual de oferta, demanda y producción.

Un reporte muy esperado después de un brutal rally alcista, que mejoró los precios de la soja en Chicago en algo más de u$s 50 por tonelada o un 14% en apenas once ruedas.

En el informe, se pudo apreciar que las producciones de soja y maíz en los EE.UU. resultaron superiores a las proyecciones que los operadores aguardaban antes de su difusión.

El USDA estimó que la producción estadounidense de maíz alcanzará en esta temporada 2017/18 los 362 millones de toneladas, con rendimientos nacionales promedio de 10.714 kilos por hectárea.

En el caso de la soja, se proyectó una campaña de 115,9 millones de toneladas, con rendimientos de 3229 kilos por hectárea.

En relación con el trigo, el organismo volvió a disminuir su estimación productiva para todas las variedades de este cultivo a 47,9 millones de toneladas, un recorte del 3,5% respecto a junio y que, de confirmarse a cosecha, será la peor de los últimos 15 años en ese país.

En cuanto a las existencias finales proyectadas para maíz en el ciclo 2016/17, estas aumentan a 60,2 millones de toneladas, dos millones de toneladas por encima de lo estimado el mes anterior, y a lo que los operadores aguardaban escuchar.

En soja, los stocks finales de la campaña precedente se ubican en 11,2 millones de toneladas, lo que implica una merma de un millón de toneladas respecto a junio y también inferiores a lo que se esperaba con anterioridad al informe.

Con respecto a las proyecciones de existencias finales de esta campaña 2017/18, el USDA estimó que estas alcanzarán los 59 millones de toneladas en maíz, 12,5 millones en el caso de la soja soja y 25,5 millones de toneladas para trigo.

Para Argentina, y en relación a nuestra próxima campaña 2017/18, el organismo reiteró sus estimaciones del mes pasado: de 17,5 millones de toneladas para el trigo, 40 millones para el caso del maíz y 57 millones de toneladas en referencia a la soja.

Superado este informe, los operadores vuelven a concentrarse en los pronósticos climáticos para lo que resta de julio, que confirmarán los rendimientos a obtener en maíz, y los de agosto, mes crucial para los cultivos de soja.

Las previsiones de corto plazo indican el posible retorno de lecturas térmicas elevadas para el comienzo de la semana próxima. También se comenta que las temperaturas nocturnas resultan bastante altas en el midwest, lo que en teoría podría afectar la obtención de buenos rendimientos en maíz.

De todos modos, y a juzgar por el comportamiento en el mercado, se requerirá de la confirmación de clima seco y temperaturas elevadas en el mediano plazo, para poder seguir sustentando mejoras en las cotizaciones del mercado, luego del impresionante recorrido de estos últimos 15 días.

 

Tags relacionados