Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Tres fotos sucesivas muestran como la película va cambiando de color

Los datos de la coyuntura difundidos ayer mostraron tres fotos diferentes de la economía, que confirman por un lado el tropezón que mostró el nivel de actividad tras un buen arranque en enero, y anticipan una evolución más favorable a partir de los registros de abril.

Febrero no fue un buen mes, aunque cabe señalar que tampoco resultó bueno para tomar como parámetro. Los feriados de Carnaval le quitaron días hábiles a la industria, que ya había mostrado resultados débiles por el freno estacional del sector automotor. El consumo, medido por el Indec, también reflejó el freno generalizado que sintieron el comercio minorista y las grandes cadenas. El EMAE, que opera como un aproximador del PBI, registró una baja de 2,2% contra 2016 y de 1,9% en enero.

La balanza comercial de marzo, la segunda foto del día, mostró dos problemáticas diferentes. Por un lado, el repunte importador habla de una economía que se mueve más. El atraso cambiario impacta en las dos partes de la ecuación: incentiva las compras externas y no favorece las ventas. Como suele suceder en este frente, el ingreso de autos provenientes de Brasil volvió a desequilibrar. También fue visible el crecimiento de las importaciones de bienes de consumo, un dato que luego repercute en el frente gremial y en el reclamo de las industrias sensibles.

La tercera foto la aportó el Indice de Confianza de los Consumidores de la Universidad Di Tella, que anticipa una mejora en el humor social que contrasta con los registros de los meses previos. El 12,8% retratado en abril exhibió un mayor optimismo en la franja de menores ingresos, dato que seguramente tranquilizará a la Casa Rosada, así como la expectativa de que se incrementen las compras de bienes durables.

Con un riesgo país que está cerca de perforar los 400 puntos, las condiciones de corto plazo no parecen tan malas como anticipa el EMAE ni tan generosas como percibe el ICC. Aunque los problemas no desaparecieron, lo que está claro es que la película está empezando a tomar otro color.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Orlando Casabonne
Orlando Casabonne 26/04/2017 04:19:32

este analista del cortisimo plazo empezó a ser menos derrotista.