Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tras subir 110% desde los mínimos de 2016, el petróleo busca ir por más

Tras subir 110% desde los mínimos de 2016, el petróleo busca ir por más

El petróleo ha logrado avanzar más de un 100% desde los mínimos de comienzo de 2016 aunque aún se ubica un 50% debajo de los niveles registrados en 2015. La volatilidad en el mercado petrolero ha cedido importantes posiciones si se lo compara con las caídas vistas hasta comienzos de 2016. El acuerdo de producción de la OPEP colaboró a estabilizar los precios.

Dentro de las materias primas, el petróleo es uno de los activos más seguidos por el mercado mundial y muchas veces el resto de los activos terminan evolucionando en base a la fortaleza o debilidad del crudo. A su vez, a nivel local, el petróleo es fundamental para la evolución de las acciones argentinas más que nada por el componente petrolero que tiene el índice bursátil líder local con Petrobras, YPF y Tenaris ponderando poco más de un 20% del Merval.

Como cualquier otro activo financiero, el petróleo tiende a generar ciclos de mediano y largo plazo caracterizados por escenarios de euforia para luego pasar a escenarios de pánico. Los precios del crudo vivieron momentos de gran optimismo entre los años 2001 a 2007 cuando el mercado supo generar un bull market de 765% entre dichos años.

A medida en que el mercado subía, las proyecciones solían ser mucho más optimistas y los bancos de inversión así como el FMI elevaban los objetivos de suba para el crudo. Para cuando el petróleo cotizaba en niveles de 140 dólares, las proyecciones de las principales instituciones financieras ubicaban a la hablaban de un crudo por encima de 200 y 230 dólares, es decir, un 50% por encima de los valores en los cuales estaba operando el petróleo.

Pero el ciclo alcista se agotó y el crudo hizo techo junto con gran parte de los activos financieros a nivel global producto de la crisis internacional desatada en 2007-2008.

El petróleo inició un mercado bajista que se extendió hasta el año pasado y a medida en que el mercado caía, la euforia se mezclaba con cautela y luego la cautela con pánico.

Para fines de 2015, el crudo había perdido el 80% de su valor y las noticias en los principales medios especializados denotaban un pánico generalizado, sumado a las proyecciones aún mas negativas por parte de las principales instituciones financieras que solían ubicar al objetivo de caída del petróleo en 10 dólares, desde los 30 dólares que valía en ese momento.

Nuevamente el mercado se saturó en un contexto de pánico y pesimismo y comenzó un escenario de recuperación, logrando generar una suba del 111% desde los mínimos registrados a comienzos de 2016. Con el cambio de humor consumado y con acuerdos de producción de la OPEP y estabilización del precio del petróleo cabe preguntarse, ¿hacia dónde se dirige el crudo?

El pesimismo de comienzo de 2016 en el mercado petrolero saturó al crudo y comenzó una recuperación que, a nuestro entender, forma parte de un avance de mediano y largo plazo que permitirá llevar a los precios del petróleo hacia zonas superiores apuntando a niveles de 60 e incluso 62 dólares.

En dicha zona de encuentran objetivos de avance importante coincidentes con los máximos de 2015, el objetivo de pos-cuña y el 38.2% de Fibonacci de todo el bear market iniciado en 2014. Avances por encima de tales escollos liberarán un escenario de recuperación adicional llevando el crudo rumbo a valores más ambiciosos para adelante por encima de los 70-72 dólares, al menos.

En caso de intentos bajistas, vemos que el petróleo encuentra soporte en los 46-45 dólares o potencialmente en 42 dólares, siendo los 37-36 dólares el nivel de contención clave de mediano plazo y desde donde la tendencia alcista de fondo deberá ser retomada tal como lo proyectado.

Ante un escenario de ajuste profundo debajo de 36 dólares, aún pensaremos que dichas bajas representarán una oportunidad de compra de mediano y largo plazo dado que entendemos que finalmente los 26 dólares han sido piso y que estamos en presencia de un contexto de recuperación de mayor importancia y que las chances de ver nuevos avances se mantienen intactas buscando los objetivos propuestos.

De generar verificarse los avances mencionados, los mercados relacionados con el petróleo se verán beneficiados y el Merval se llevará lo suyo.