Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Transfusión de oxígeno político para animar las expectativas económicas

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI

Director Periodístico

 

1

Arriesgó poco el Gobierno en el proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias. Pero Mauricio Macri aprovechó el interés opositor para avanzar en este frente y habilitó una jugada más amplia con la que buscará rescatar la aprobación de la ley de reforma política, más vital para el futuro de la alianza gobernante que el monto que finalmente paguen los asalariados a la AFIP.

Emilio Monzó, Alfonso Prat-Gay y Rogelio Frigerio se sentaron ayer con todos los referentes centrales de la oposición en la Cámara de Diputados (todos entraron en la foto, desde Sergio Massa y Diego Bossio hasta Axel Kicillof) para ofrecerles votar una reformada Emergencia Social -pactada en paralelo por la ministra Carolina Stanley con las organizaciones sociales- si en el paquete entraba el rediseño del sistema electoral. Massa consiguió que se incluyeran varias iniciativas que propicia su bloque en materia de seguridad, y así se desactivó la sesión especial que estaba prevista para hoy en la Cámara baja.

En el Gobierno había posturas encontradas sobre Ganancias. Prat-Gay respaldaba un aumento de la alícuota más alta, pero su postura no sumó quórum. En el empresariado habían advertido que elevar la presión fiscal al segmento que hoy tiene más posibilidad de reanimar el consumo hubiera sido un gol en contra. La moderación en el plano impositivo ayudó a que aceptaran el pacto antidespidos que pedían los gremios. El oficialismo ahora espera tener dictamen en una semana, señal de que no se aferrará demasiado a la versión original con tal de darle sanción. En paralelo, buscará cerrar consensos en torno a la boleta electrónica para hacerla ley antes de fin de año. En un día logró un oxígeno político que, con algo de viento a favor, puede transformarse en mejores expectativas para la economía.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Mendieta MENDIETA
Mendieta MENDIETA 24/11/2016 08:43:37

¿Boleta electrónica y reforma electoral?