Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tensiones de fin de año y danza de nombres en la UIA

Tensiones de fin de año y danza de nombres en la UIA

Los datos del primer tramo del blanqueo fueron una oportuna bocanada de aire fresco para el Gobierno en medio de otros indicadores. Para el Indec la construcción se derrumbó en septiembre 13,1% mientras que la actividad industrial bajó 7,3% en igual período. Echada así la suerte, a 11 meses de este 2016 las promesas de reactivación ya se evaporaron porque noviembre no podrá hacer magia frente a un diciembre que traerá nuevas tensiones en los precios. Por ejemplo: la inflación estará más cercana al 40% anual que al 25% pronosticado a principios de este año y la inversión, lejísimo de sumar unos 6 puntos más de PBI para que la economía crezca 3% sostenidamente.

Con este contexto y tal como pasa en la política partidaria, también en la política empresarial van armándose los nuevos tableros de ajedrez para 2017. Aunque los CEO’s no dudan (como afirma el propio presidente Mauricio Macri) que el año próximo habrá crecimiento; hilando fino habrá sectores que quedarán afuera de esa torta y, además, la comparación será sobre la base de un 2016 que prometió más de lo que efectivamente hizo o, peor aún, sobre la de un 2015 que tuvo indicadores poco felices.

Con la vidriera de la 22 Conferencia Anual (Parque Norte, 21 y 22 de noviembre) la Unión Industrial discutirá el termómetro que habrá en las fábricas el año próximo y el que querría que hubiera. En la entidad que preside Adrián Kaufmann Brea, hay mucho debate puertas adentro y ya se lanzó la danza de nombres para sucederlo en septiembre próximo. En 2015 esa entidad extendió (nunca visto antes) el mandato del por entonces presidente Héctor Méndez para no elegir un nuevo conductor antes de se supiera quiénes competirían en las urnas nacionales.

Los dirigentes fabriles tienen varias cosas por resolver ahora. ¿Qué harán con el acuerdo de alternancia entre las dos líneas internas, Industriales y Celeste y Blanca? Hoy no está vigente (Kaufmann Brea asumió con lista de unidad) pero sí existen ambos movimientos. Si decidieran reactivarlo, el vicepresidente José Urtubey encabezaría la lista de sucesores, ya que pertenece a Celeste Blanca y Kaufmann Brea a Industriales. El salteño no suma chances sólo por eso. Fue uno de los pocos dirigentes en decir públicamente que la reactivación macrista no llegaba y que la inflación kirchnerista estaba dibujada. Con todo, tiene una dura piedra en su camino: no contaría -por ahora-con la venia de la poderosa Techint por ‘portación de apellido’ (es el hermano del gobernador Juan Manuel Urtubey).

Salvo los metalúrgicos de Adimra (donde el filo-kirchnerista Juan Carlos Lascurain sigue pisando fuerte) y los industriales santafesinos; se inclinarían por presentar otra vez lista de unidad. Lo que sí parece descartado es que haya reelección de Kaufmann Brea. Volviendo a la danza de nombres, la línea de fuego está entre los vicepresidentes. Luis Betnaza, directivo de Techint, comparte la pole position pero siempre elige cargos de menor exposición pública.

Méndez fue tanteado pero desestimó la oferta; en cambio, Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Argentina, analiza tibiamente la suya. Ignacio de Mendiguren es otro candidato, hoy diputado por el Frente Renovador y titular de la Comisión de Industria podría potenciar reclamos sectoriales. Sin embargo, esa doble condición le resta entre algunos dirigentes de la mesa chica. La lista se completa con otro vice con muchísimas chances: Daniel Fundes de Rioja, titular de las alimenticias de Copal. Suma seguidores por su experiencia como dirigente y porque le daría a la UIA un perfil orientado al empleo (un reclamo constante del Presidente a los empresarios).

Mientras este debate va tomando cuerpo, ayer la inmediatez no dio respiro en la Junta Directiva de la UIA, reunida luego de casi un mes. Hubo pymes que denunciaron estar al límite y tres textiles a punto de cerrar sus puertas. Los bonaerenses también ven espinas en lo inmediato. Por eso será clave el rol que jugará la Mesa de Industriales Bonaerenses, que preside Guillermo Gotelli. Promueve una redefinición técnica de la línea Industriales (donde Diego Videla va ganando terreno) y lograron desactivar la anterior Uitba, que presidió Osvaldo Rial, cercano al kirchnerismo y alejado de la UIA nacional.

Macri, quien no confirmó su presencia en la Conferencia de la UIA, prefiere mirar otros escenarios. Eligió a los jóvenes del J-6 y les cayó de sorpresa. En el CICyP, se quedó a almorzar sin aviso previo. En ambos casos pidió más compromiso privado. Son ‘viejos prebendarios’ dicen en la Casa Rosada en relación a los dirigentes más conocidos para explicar el interés presidencial por los seguidores de los speeches online transmitidos en HD y las cámaras 360. Ahora bien, cuando hay que mirar los números, aunque con lentes puestos, todas las edades ven lo mismo.

Más notas de tu interés

Comentarios1
benedictodos800
benedictodos800 05/11/2016 06:23:34

LA TENSIONES CREO NO ESTARAN EN LA UIA, ESO SERA POLITICA , LO GRAVE ESTARA POR OTROS LUGARES