Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sus Majestades Satánicas ahora comen bananas orgánicas

Sus Majestades Satánicas ahora comen bananas orgánicas

Camarines con temperatura especial que deberán incluir muebles en tonos crema, sillones tapizados con lino de la India, rosas, bananas orgánicas, leche descremada, leche de coco, avellanas de Brasil.

Habitaciones de hotel con cestos de frutas, un "pequeño tazón" con frutos del bosque, chocolate negro, papas fritas, caramelos, M&M y los ositos Haribo, Stevia, tomates orgánicos, paltas, humus y pastel de papas.


Más información: en la reventa, piden hasta $ 28.000 por una entrada


No, no son las excéntricas exigencias de la diva Madonna para alguno de sus shows. Es parte de la lista de pedidos que realizaron los Rolling Stones para sus actuaciones en la Argentina, las cuales encararán vestidos más para un carnaval que para un concierto de rock.

¿Y entonces? ¿qué quedó de Sus Majestades Satánicas? ¿qué quedó de aquellos personajes que metían miedo a las madres y llevaban por el peor camino a sus hijos? Nada.

Los chicos malos del rock & roll se hicieron famosos, además de sus canciones, por un estilo de vida completamente diferente al que llevan ahora (la mayoría al menos, porque Ron Wood parece que insiste...) y suena lógico. Es que se supone que, aunque se cambien la sangre, nadie puede estar toda la vida resistiendo las drogas, de orgía en orgía y consumiendo litros alcohol, sobre todo a cierta edad.

Pero de ahí a pedir rosas, bananas orgánicas, leche de coco, y humus... hubiera sido mejor que nos mientan un poco.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar