Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sumar billetes es un camino que a mediano plazo habrá que desandar para eliminar el atractivo de evadir

Cuando se desempeñaba como legislador, el actual presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, esbozó una propuesta polémica: en lugar de crear billetes de mayor denominación (una necesidad impulsada por la altísima tasa de inflación de la Argentina, que achicó el poder de compra de su moneda), sugirió eliminar los de $ 100, porque entendía que ir por el camino contrario era una forma de contribuir al aumento de la economía informal.

La propuesta tenía su lógica, ya que la enorme circulación de papel moneda, combinada con una presión impositiva superior al 30%, es una invitación a evadir, debido a que la ganancia tienta tanto al que vende como el ahorro al que compra.

De hecho, en la India comenzó a instrumentarse un plan con objetivos similares. El gobierno de ese país dispuso retirar de circulación los billetes con denominaciones más chicas, con la obligación de informar el origen del dinero si el monto a canjear por billetes nuevos era superior a un límite determinado.

La iniciativa causó revuelo, pero algunos académicos incluso sugerían ir más a fondo, haciendo obligatorios los pagos electrónicos (vale mencionar que poco más de 10% de la población tiene cuenta bancaria) para luego aplicar sobre ellos un impuesto, idea que en el país aplicó Domingo Cavallo en su último paso por el Ministerio de Economía, en el 2001.

La Argentina, por ahora, apuntó a los costos financieros. El BCRA lanzó billetes de $ 200 y $ 500, y está previsto que este año haga lo propio con el de $ 1000, para facilitar el manejo de efectivo de la sociedad y de las entidades financieras (hay más de 4200 millones de billetes de $ 100 y solo 250 millones de $ 500).

Según la consultora Idesa, el efectivo representa 40% del dinero en circulación, porcentaje que en Uruguay y Chile es de 26% y 22%. Eso implica que en paralelo a una reforma tributaria que elimine el atractivo de evadir, hay que incentivar aún más el uso de dinero electrónico para que un objetivo no conspire contra el otro.

Más notas de tu interés

Comentarios3
03/02/2017 02:48:37

Si se quiere bancarizar y eliminar la economia en negro, para que sacaron los precios transparentes que supuestamente benefician a quien pague en efectivo?, Hacia que rumbo vamos??

Mafalda Davicco
Mafalda Davicco 03/02/2017 08:53:31

Muchacho... Sigue soñando con tus aspiraciones totalitarias.

hpuelman Puelman
hpuelman Puelman 03/02/2017 08:51:49

ejem ... y la noticia? y la nota? conclusión?